HONG KONG, 8 dic (Reuters) – Miles de manifestantes vestidos de negro se congregaron el domingo en Hong Kong en las mayores protestas contra el gobierno desde las elecciones locales del mes pasado, que impulsaron el movimiento prodemocrático que intenta frenar el control político por parte de China.

Fue la primera vez desde agosto que el Frente Civil de los Derechos Humanos -organizador marchas multitudinarias que paralizaron el centro financiero asiático- recibió el permiso de las autoridades para un mitin.

La organización calculó una participación de 800.000 personas, mientras que la policía dijo que fueron 183.000.

Con consignas de “¡Lucha por la libertad!” y “¡Apoyen a Hong Kong!”, los manifestantes, desde estudiantes hasta trabajadores y ancianos, marcharon desde el Parque Victoria, en el bullicioso distrito comercial, hacia el centro financiero.

La antigua colonia británica de 7,4 millones de personas volvió al dominio chino en 1997. Está gobernada bajo una fórmula de “un país, dos sistemas” que garantiza libertades no permitidas en la China continental, pero muchos temen que Pekín esté apretando los tornillos.

China culpa de los seis meses de disturbios a la interferencia de gobiernos extranjeros, incluidos los Estados Unidos y Reino Unido.