MEDELLÍN, Colombia, 23 Sep (AP) — Una importante empresa estadounidense de asfalto aceptó pagar 16,6 millones de dólares en multas al declararse culpable el martes de delitos federales por pagar millones de dólares en sobornos a funcionarios en Brasil, Ecuador y Venezuela durante casi una década para obtener lucrativos contratos.

La declaración de culpabilidad de Sargeant Marine Inc. forma parte de una operación más amplia contra las prácticas corruptas en los mercados de materias primas en América del Sur.

En lo que parecía un caso relacionado, un exoperador de petróleo de Vitol, con sede en Suiza, fue acusado el martes de pagar 870.000 dólares en sobornos a exfuncionarios ecuatorianos entre 2015 y 2020 a cambio de contratos de combustible. La compañía Vitol, que no aparece mencionada en los documentos de acusación, adquirió la mitad de Sargeant Marine en 2015.

Según la fiscalía federal en Brooklyn, Sargeant Marine y sus filiales pagaron sobornos entre 2010 y 2018 por contratos con petroleras estatales en tres países suramericanos, todos con gobiernos de izquierdas en esa época. La compañía con sede en Boca Ratón, Florida, consiguió más de 38 millones de dólares en beneficios como resultado de los sobornos.

La mayor parte de los beneficios se obtuvieron en Brasil, donde se sobornó a un congresista, un ministro y altos directivos de la estatal Petrobras durante los gobiernos del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y su sucesora, Dilma Rousseff.

Ninguno de los funcionarios extranjeros aparece citado por su nombre en la declaración de culpabilidad, pero la fiscalía brasileña presentó cargos en 2018 contra un excongresista, Candido Vaccarezza, por negociar con Sargeant Marine los sobornos pagados a Petrobras. Vaccarezza era entonces líder del Partido de los Trabajadores en la cámara baja brasileña.

Documentos judiciales desclasificados hace poco indican que Daniel Sargeant, que dirigió Sargeant Marine durante una época, se declaró culpable el pasado diciembre de conspiración para lavado de dinero e incumplir la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, que prohíbe a las empresas estadounidenses pagar a funcionarios extranjeros a cambio de obtener negocio. El exdirectivo está a la espera de sentencia después de pagar 300.000 dólares de fianza.

Este mes, un exdirectivo de la venezolana PDVSA que estuvo a cargo de las ventas de asfalto fue detenido en un caso relacionado, elevando a siete el número de funcionarios venezolanos y directivos, operadores y agentes de Sargeant Marine.

Un abogado que representaba a Sargeant Marine declinó hacer comentarios.

La compañía era “uno de los mayores proveedores de asfalto del mundo”, según los documentos judiciales. Pero ahora es una sombra de lo que fue, tras un proceso de venta de activos que siguió a una larga y agria batalla legal entre Sargeant y su hermano mayor, Harry Sargeant III, por el control de la firma fundada por su padre.

*Por Joshua Goodman está en Twitter como: @APJoshGoodman