BUENOS AIRES, 21 mayo (Reuters) – Tres días después de sacudir el escenario político de Argentina con el anuncio de que será candidata a vicepresidenta en los comicios de octubre, la ex mandataria peronista Cristina Fernández de Kirchner se sentó el martes por primera vez en el banco de los acusados en un juicio oral por corrupción.

El resonante proceso, que se suma a otras causas judiciales por irregularidades durante sus dos presidencias (2007-2015), podría afectar las chances electorales de la líder de centroizquierda, que cuenta con un amplio respaldo popular aunque también sufre un fuerte rechazo por su estilo verticalista.

La expresidenta encabezaba los sondeos sobre intención de voto hasta el sábado, cuando anunció que secundará a su exjefe de Gabinete Alberto Fernández -con el que no tiene parentesco- en la fórmula presidencial, en un intento por atraer a otras facciones del peronismo, actualmente fragmentado.

“Se trata de un nuevo acto de persecución con un único objetivo: colocar a una expresidenta opositora a este Gobierno en el banquillo de los acusados en plena campaña presidencial”, dijo el martes en su cuenta de Twitter Cristina Fernández, que fue recibida por simpatizantes a la entrada del tribunal.

En medio de una crisis económica que derrumbó la imagen del presidente de centroderecha Mauricio Macri -el principal rival de los Fernández-, los analistas aún no saben con claridad cómo se modificarán las probabilidades de cada uno con el anuncio de la fórmula presidencial del sábado y con el incipiente juicio.

De ser hallada culpable de liderar una asociación ilícita que defraudó en millones al Estado al adjudicar obras de infraestructura con sobreprecios durante su gestión, Fernández de Kirchner podría recibir una condena de hasta 10 años. Se espera que el juicio se prolongue al menos por un año.

Sin embargo, la actual senadora sumaría fueros como vicepresidenta en caso de que su facción del peronismo se imponga en los comicios generales, lo que obligaría a someterla a un intrincado juicio político -además del proceso judicial- para que finalmente fuera a prisión.

Los fiscales sospechan que una organización liderada por Cristina Fernández recibía dinero de empresas como Austral Construcciones a cambio de la adjudicación de obras por las que el Estado pagaba una cifra mayor que el costo real de los trabajos.

Junto con la expresidenta serán juzgados el poderoso exministro de Planificación Julio De Vido, el empresario de la construcción Lázaro Báez y exfuncionarios de la Nación y de la provincia patagónica de Santa Cruz, donde se adjudicaron las obras bajo sospecha.

15:00 

La expresidenta argentina Cristina Fernández se retira del edificio de tribunales tras el fin de la primera audiencia del juicio en la que está acusada de corrupción. La actual senadora saluda a varios simpatizantes mientras se sube a un automóvil con custodia policial. El proceso continuará el lunes de la próxima semana.

13:15

Decenas de seguidores de la expresidenta Cristina Fernández le dan su respaldo fuera y dentro de la sala donde tiene lugar el primer juicio en su contra por presunta corrupción. Su exjefe de gabinete Alberto Fernández, precandidato presidencial y a quien ella acompañará como aspirante a la vicepresidencia en las elecciones de octubre, dice a periodistas que “Cristina va a poder probar que la imputación es falsa” y que es “un disparate que esté involucrada en esta causa”.  

Nelson Chiavetti, empleado de un estudio jurídico y uno de los simpatizantes que se encuentran cerca de la sede del tribunal, dice a The Associated Press que “acá quieren hacer como en Brasil con el expresidente (Luiz Inácio) Lula (Da Silva) porque la única forma de que no ganara las elecciones era meterlo preso y hoy con Cristina están haciendo lo mismo”.

Fernández está sentada junto a su abogado en el fondo de la sala del tribunal. Detrás de ella se alza una mampara de vidrio y del otro lado están situados varios políticos y sindicalistas afines, así como dirigentes de derechos humanos que sostienen la inocencia de la ex mandataria.      

12:30 

La expresidenta Cristina Fernández escucha la acusación en su contra en el primer juicio que encara por presunta corrupción. La actual senadora está imputada de haber encabezado una “asociación ilícita” que otorgó de forma discrecional obras públicas al allegado empresario Lázaro Báez en la provincia sureña de Santa Cruz. Según la acusación, esa “organización criminal” que también funcionó durante el gobierno de su antecesor y marido Néstor Kirchner (2003-2007), sustrajo “fondos del Estado” y “valiéndose de la legitimidad de los cargos” que ocupaban sus integrantes puso en funcionamiento una “maquinaria eficaz para sustraer y direccionar” esos fondos a Báez, sostuvo el secretario del tribunal durante la lectura de la acusación, que es transmitida en vivo por el canal online del Poder Judicial.

12:01 

La expresidenta argentina Cristina Fernández se sienta en el banquillo junto a su abogado a la espera del inicio del juicio en el que está acusada de presunta corrupción. La actual senadora, quien aspira a volver al poder en las elecciones de octubre como vicepresidenta, se ubica en el fondo de la sala del tribunal mientras varias filas más adelante se encuentran situados varios exfuncionarios que integraron su gobierno. Fernández está imputada de haber otorgado de forma discrecional obras públicas a un empresario allegado en la provincia sureña de Santa Cruz. 

11:38 

La expresidenta argentina Cristina Fernández ingresa al edificio donde se encuentra el tribunal federal que la juzgará por presunta corrupción luego de llegar al lugar en un automóvil fuertemente custodiado por la policía. La actual senadora accede por una puerta lateral mientras cientos de simpatizantes le manifiestan su apoyo frente al edificio judicial.

11:13

En medio de las muestras de solidaridad de cientos de simpatizantes, la expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) sale del edificio donde reside en el elegante barrio de Recoleta en Buenos Aires para dirigirse en un automóvil custodiado por policías al tribunal donde será juzgará por presunta corrupción.

Las medidas de seguridad en torno del edificio donde se encuentra el Tribunal Oral Federal 2, a cargo del proceso, fueron reforzadas desde la noche del lunes con más de un centenar de efectivos policiales.

El juicio es el primero de una serie de procesos que encarará la actual senadora y comenzará pocos días después de que Fernández anunciara que su exjefe de gabinete Alberto Fernández será precandidato presidencial y que ella lo acompañará como aspirante a la vicepresidencia.