Tampa, 19 jun (EFE).- Varios brotes de coronavirus que se han registrado entre las plantillas de los jugadores de los Filis de Filadelfia y los Azulejos de Toronto han forzado a los directivos de ambos equipos a cerrar sus instalaciones de entrenamiento en Florida.

También lo ha hecho el Tampa Bay Lightning, equipo de la Liga Nacional de Hockey sobre Hielo (NHL).

El incremento de las pruebas del coronavirus entre los equipos del béisbol profesional de las Grandes Ligas ha confirmado el temor que muchos especialistas epidemiólogos habían expresado y es que la pandemia del coronavirus sigue presente a través de todo el país, pero especialmente en el estado de Florida.

Los Filis confirmaron este viernes que ocho pruebas realizadas a jugadores y personal esencial que trabajan en las instalaciones de entrenamiento de Clearwater (Florida) dieron positivo al coronavirus, y de inmediato ordenaron el cierre de las mismas.

Las pruebas positivas fueron de cinco jugadores y otras tres del personal que ayuda a los peloteros a prepararse en los entrenamientos de cara a una posible vuelta a la competición.

Los Filis también confirmaron que tras haber suspendido todas las actividades ya trabajan con las autoridades médicas locales que evalúan la situación.

Ninguno de los individuos infectados ha sido identificado. Según el Philadelphia Inquirer, las ocho pruebas positivas no incluyen a familiares o niños, muchos de los cuales también dieron positivo.

En un comunicado, el socio gerente de los Filis, John Middleton, dijo que los Filis “están comprometidos con la salud y el bienestar de nuestros jugadores, entrenadores y personal como nuestra máxima prioridad”.

Añadió que “como resultado de estas pruebas confirmadas, todas las instalaciones en Clearwater se han cerrado indefinidamente a los jugadores, entrenadores y personal, por lo que permanecerán cerradas hasta que las autoridades médicas estén seguras de que el virus está bajo control y nuestras instalaciones desinfectadas”.

Los Filis dijeron que el primer caso confirmado ocurrió el pasado martes. El club señaló que 8 miembros del personal resultaron negativos al virus, mientras que 12 del personal y 20 jugadores, tanto de ligas mayores como de ligas menores que viven en el área de Clearwater están siendo evaluados.

“En términos de las implicaciones de este brote en la temporada 2020 de los Filis, el club rechaza hacer comentarios, creyendo que es demasiado pronto para saberlo”, informó el equipo.

Horas después de que surgiera la noticia de las pruebas positivas de los Filis, los Azulejos también estaban cerrando sus instalaciones en Dunedin (Florida), a solo 8 kilómetros del complejo de los Filis, después de que un jugador exhibiera síntomas de COVID-19.

De acuerdo a la cadena de televisión ESPN, el jugador de los Azulejos es un lanzador que se encuentra en la lista de los 40 peloteros del equipo de Toronto que milita en la Liga Americana.

El lanzador había pasado tiempo con jugadores en el sistema de los Filis. El resultado de su prueba no ha sido dado a conocer.

Las instalaciones de las Grandes Ligas no están oficialmente abiertas, mientras los dueños de equipos y los jugadores trabajan para lograr un plan para volver a jugar, pero a los peloteros se les ha permitido entrenar en ellas.

Al mismo tiempo, en Tampa, los Lightning cerraron sus instalaciones deportivas después de que “varios” jugadores y empleados dieron positivo, de acuerdo a fuentes periodísticas.

En este momento, la NHL está permitiendo que pequeños grupos de jugadores, no más de seis, practiquen juntos en el hielo en las instalaciones del equipo antes del inicio del campamento de entrenamiento previsto para el próximo 10 de julio.

Las autoridades de Florida anunciaron este viernes que el estado tiene 3.822 nuevas infecciones, un nuevo máximo, que eleva el total a 87.548 casos con cerca de 3.200 muertos.

Una cuarta parte de los casos del estado se han registrado desde el pasado 11 de junio cuando se levantaron las restricciones de la cuarentena.

(c) Agencia EFE