KUALA LUMPUR, Malasia, 28 julio.- (AP) — Una corte sentenció el martes al ex primer ministro de Malasia Najib Razak a pasar hasta 12 años en prisión tras declararlo culpable de delitos relacionados con el multimillonario saqueo de un fondo de inversión estatal, 1MDB, un escándalo que derrocó a su gobierno en unas sorprendentes elecciones hace dos años.

Najib se mostró calmado y serio al convertirse en el primer líder malasio en ser condenado. Prometió que apelará el fallo y, bajo juramento en breves declaraciones antes de conocerse la sentencia, dijo que no estaba al tanto de lo ocurrido.

El juez Mohamad Nazlan Ghazali condenó a Najib a 12 años en prisión por un cargo de abuso de poder, a 10 años por cada uno de los tres delitos de abuso de poder y a otros 10 años por lavado de dinero, además de a una multa de 210 millones de ringgit (49,4 millones de dólares). Pero ordenó que las sentencias se unifiquen, lo que supone que Najib enfrentará hasta 12 años en prisión.

Según el juez, la sentencia fue “apropiada y proporcionada” teniendo en cuenta que Najib había cometido el delito desde una “posición de confianza” como primer ministro, su última declaración y la necesidad de disuadir a otros de cometer el mismo delito.

El fallo, en el primero de sus cinco juicios por corrupción, se dio a conocer cinco meses después de que su formación, el Partido Malay, regresó al gobierno como el principal socio de una coalición que asumió el gobierno tras el ejecutivo que derrocó a Najib en 2018.

Los analistas dijeron que el veredicto reforzará los argumentos de la fiscalía en los demás juicios pendientes de Najib e indicaría a la comunidad empresarial que el sistema legal malasio se ha reforzado en la persecución de delitos financieros internacionales. Pero otros advirtieron que el fallo podría ser revocado y que su partido sigue ostentando el poder.