Cientos de puertorriqueños marcharon por décimotercer día consecutivo el jueves, esta vez bailando para celebrar la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló y exigir “gente nueva” en el gobierno por los casos de corrupción vinculados a los fondos para el huracán María.

“La misma gente que está en el gobierno y que forma parte del mismo circuito de Ricardo Rosselló también se tiene que ir”, dijo a la multitud el cantante de música urbana René Pérez (Residente), quien ha liderado las protestas.

“No queremos a nadie del pasado, queremos gente nueva”, prosiguió.

Cediendo a la presión de artistas, sindicatos, su propio partido y las multitudinarias manifestaciones, Rosselló anunció su renuncia el miércoles casi a medianoche.

“Hoy les anuncio que estaré renunciando al puesto del gobernador efectivo el viernes 2 de agosto a las 5 de la tarde”, dijo en un video difundido por su gobierno en Facebook.

Este jueves, su oficina hizo pública la carta de renuncia, dirigida a la Asamblea Legislativa y el Tribunal Supremo.

El gobernador de 40 años, que no ha comparecido en público desde que dio una rueda de prensa el martes de la semana pasada, dijo que será reemplazado por la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez.

En la protesta de este jueves, Marilyn Negrón, una mesera de 36 años, no aceptaba esta solución porque proviene del mismo gobierno.

“Estoy súper contenta con la renuncia de Ricky, pero no estoy nada de acuerdo con que Wanda sea la próxima gobernadora”, dijo la mujer, con una bandera de Puerto Rico pintada en el rostro.

“La gente se cansó, es tiempo de que los políticos cojan miedo, que entiendan que el pueblo no aguanta más y que necesita que alguien venga a representar Puerto Rico honradamente”, añadió.

Las protestas comenzaron cuando un pequeño medio local, el Centro de Periodismo Investigativo, divulgó el 13 de julio un chat de Telegram en el que participaban el gobernador y 11 hombres de su círculo.

Allí intercambiaron mensajes ofensivos sobre mujeres y homosexuales y una burla a las víctimas del huracán María.

Esto último fue demasiado para los puertorriqueños. Justo unos días antes -el 10- la fiscalía había acusado a exfuncionarios del gobierno de Rosselló de malversar más de 15 millones de dólares destinados a la recuperación del desastre.

De 3,2 millones de habitantes, este pequeño territorio estadounidense en el Caribe ya estaba en quiebra cuando, en septiembre de 2017, dos huracanes seguidos -Irma y María- arrasaron la isla de punta a punta.

Los puertorriqueños pasaron meses sin electricidad ni agua y debieron esperar un año para tener una cifra de fallecidos: 2.975 según el gobierno, más de 4.600 según un informe de Harvard.

Uno de los manifestantes llevaba un cartel que decía: “Ojalá nuestros 4.645 muertos te jalen las patas #RickyRenuncia”.

Las elecciones tendrán lugar el 20 de noviembre de 2020, junto a las presidenciales estadounidenses.

Un movimiento de artistas

Un grupo de artistas puertorriqueños lideró el movimiento popular y espontáneo: Residente, el trapero Bad Bunny y el intérprete de “Livin’ la Vida Loca” Ricky Martin, quien es declaradamente gay desde 2010 y una de las personas ridiculizadas en el chat.

“Se mofaron de nuestros cadáveres, se mofaron de la mujer, se mofaron de la comunidad LGBT, se mofaron de toda la isla”, había dicho Martin cuando convocó a una masiva protesta la semana pasada.

Con ellos se solidarizaron otros artistas puertorriqueños como Luis Fonsi y Daddy Yankee -los autores de “Despacito”-, el dramaturgo Lin-Manuel Miranda, el salsero Marc Anthony y el actor Benicio del Toro.

Daddy Yankee (“Dura”, “Gasolina”) se mezcló inadvertidamente con la multitud en la marcha del martes, mientras Ricky Martin llegó subido al techo de una camioneta y ondeando una gran bandera del orgullo gay. El miércoles se sumó al movimiento el reggaetonero Nicky Jam, que antes estaba de gira.

El presidente de la Cámara de Representantes, Johnny Méndez, dijo que no cancelaría la reunión para estudiar el proceso de residenciamiento (destitución) que tenía ya previsto iniciar este jueves.Un informe de juristas entregado a la Cámara baja identifica cinco posibles delitos en el chat, entre ellos malversación de fondos públicos y negligencia.

Además, el Departamento de Justicia emitió el lunes órdenes de allanamiento para los 12 miembros del chat, pero no dio más detalles porque la investigación está en curso.Antes del huracán, Puerto Rico ya padecía una grave crisis fiscal y se había declarado en bancarrota en mayo de 2017. El éxodo subsiguiente, sumado al desastre de María, redujo un 4% su población.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here