Asunción, 29 jul (EFE).-El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, dijo este miércoles que estudia retroceder de fase de cuarentena en Ciudad del Este, segunda urbe del país y uno de sus motores comerciales, ante la dispersión de casos de coronavirus en esa zona fronteriza con Brasil.

“Estamos analizando retroceder de fase en Ciudad del Este”, declaró el mandatario a los periodistas sin detallar el periodo concreto de la cuarentena al que regresaría la capital del departamento de Alto Paraná.

El departamento se mantiene en la fase tres junto al de Central, el más poblado, y a Asunción, la capital nacional, las áreas con más circulación de la COVID-19.

Por contra, el resto de departamentos del país avanzaron la semana pasada hacía la fase cuatro, que permite la actividad de bares, cines y otras reuniones sociales.

El presidente señaló que a lo largo del día se entrevistará con las autoridades sanitarias para tomar una decisión inmediata al respecto.

“En Ciudad del Este está complicado, hay una propagación importante y hay que tomar una decisión hoy porque eso tiene su proceso en generar impacto en la propagación del virus, dijo.

El mandatario, del conservador Partido Colorado, también se refirió a las previsiones del Banco Central del Paraguay, que el martes anunció una caída del 3,5 % en el producto interior bruto para 2020, un punto porcentual por encima de su pronóstico anterior.

En ese sentido, Abdo Benítez dijo que Paraguay será el país menos golpeado a nivel internacional por la pandemia, que dijo será general en todo el mundo.

“Paraguay va a ser dentro de esas caídas el país menos golpeado en el mundo, no solamente en la región, según las estimaciones de los organismos internacionales”, dijo tras visitar las obras de construcción de una prisión en la ciudad de Emboscada.

De acuerdo con el informe del Banco Central, el sector terciario sería el más afectado por tres meses de dura cuarentena, con un retroceso del 6,7 %.

Así, el sector servicios caería un 11 % y el del comercio un 5,1 %.

Entre las medidas más recientes para mitigar ese impacto, el Gobierno anunció este martes la reducción del 50 por ciento del Impuesto al Valor Agregado a los gremios de turismo, gastronomía, hostelería y eventos.

El Gobierno hizo ese anuncio el día en que la cifra de fallecidos por el coronavirus se elevó a 45, con más de 4.000 positivos.

(c) Agencia EFE