CARACAS,27 Mayo.- (Reuters) – Hace cuatro años, una figura poco importante en el liderazgo venezolano fue arrestada en Colombia y extraditada a Estados Unidos para enfrentar cargos por narcotráfico. Demostró ser una importante captura.

El hombre, Yazenky Lamas, trabajó como guardaespaldas de la persona que muchos consideran como el poder detrás del trono del presidente Nicolás Maduro: la primera dama, Cilia Flores.

Ahora, con la ayuda del testimonio de Lamas, se espera que Estados Unidos acuse a Flores en los próximos meses de delitos que podrían incluir tráfico de drogas y corrupción, dijeron a Reuters cuatro personas familiarizadas con el caso de la primera dama. Si Washington prosigue con una acusación, dijeron estas personas, se espera que los cargos puedan provenir, al menos en parte, de una fallida transacción con cocaína y que ya ha llevado a dos de los sobrinos de Flores a un centro penitenciario de Florida.

Nicole Navas, portavoz del Departamento de Justicia de Estados Unidos, declinó hacer comentarios sobre cualquier posible cargo contra Flores.

Flores y su oficina en la Asamblea Nacional no respondieron a las preguntas para este artículo. La Presidencia de Venezuela no respondió a las solicitudes de Reuters para discutir las acusaciones u otros detalles en esta historia.

El ministro de Información, Jorge Rodríguez, dijo a Reuters en un mensaje de texto que las preguntas sobre la posible acusación a Flores en Estados Unidos eran “asqueantes, calumniosas e insultantes”.

En una serie de entrevistas con Reuters, las primeras que Lamas ha dado desde su detención, el ex guardaespaldas dijo que Flores estaba al tanto del lío de tráfico de cocaína por el que dos sobrinos fueron condenados por un tribunal de Estados Unidos.

Flores también utilizó su privilegiada posición, dijo Lamas, para recompensar a miembros de la familia con importantes y bien remunerados cargos en el gobierno, un reclamo respaldado por otros entrevistados para este artículo.

Hablando detrás de un vidrio reforzado en la prisión de Washington, donde está detenido, Lamas le dijo a Reuters que declara sobre Flores porque se siente abandonado por el gobierno de Maduro, todavía instalado en el poder a pesar de que muchas de sus figuras centrales, incluido el presidente, también han sido acusadas de crímenes.

“Me siento traicionado por ellos”, dijo a Reuters.

A fines de marzo, fiscales estadounidenses acusaron a Maduro y a más de una docena de funcionarios y exfuncionarios venezolanos por cargos de narcotráfico y contrabando de drogas.

La oficina de Maduro no respondió solicitudes de comentarios. En un discurso televisado después de las acusaciones, Maduro negó los cargos contra él y sus colegas, calificandolos de una fabricación por motivos políticos. “Eres un miserable, Donald Trump”, dijo.

Las acusaciones de marzo y los posibles cargos contra Flores se producen en medio de una nueva campaña de la administración Trump para aumentar la presión sobre Maduro. Su permanencia en el control del poder, dicen algunos funcionarios estadounidenses, es una fuente de frustración para Trump.

En 2017 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al dirigente y un año después hizo lo mismo con su esposa y otros miembros del “círculo íntimo” de Maduro. El golpe a Flores enfureció a Maduro. “Si ustedes quieren atacarme, atáquenme a mí” , dijo en un discurso televisado en ese momento. “Pero no se metan con Cilia, no se metan con la familia, no sean cobardes”.

Aprovechando las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus en Venezuela, la Casa Blanca ahora espera poder expulsar a un dirigente que ha resistido años de crecientes sanciones económicas, disturbios civiles y aislamiento internacional.

Washington ha acusado a Maduro y su círculo de saquear a Venezuela de miles de millones de dólares. Pero no está claro cuánta riqueza personal poseen él y Flores.

Ni el presidente ni la primera dama revelan declaraciones de ingresos, de impuestos u otros documentos relacionados con sus finanzas personales. Después de que los fiscales acusaron a Maduro, el Departamento de Justicia dijo que había incautado más de 1.000 millones de dólares en activos pertenecientes a decenas de acusados ​​relacionados con el caso. Los cargos ni detallan esos activos ni especifican quién los tenía.

Flores, una vieja estratega y articuladora en el partido socialista gobernante, primero ganó notoriedad como legisladora y confidente del fallecido presidente Hugo Chávez, el predecesor y mentor de Maduro. Flores no tiene un papel oficial en el gabinete de Maduro. Sin embargo, la investigación en su contra subraya la gran influencia que ejerce, particularmente en ayudar a Maduro a superar a sus rivales y obstáculos dentro y fuera de Venezuela.

Aparte de Lamas, Reuters entrevistó a más de 20 personas cercanas o conocedoras de Flores. La retratan como una política astuta y sigilosa que, después de escalar las alturas del partido socialista como legisladora, ahora ostenta gran parte del poder de la oficina de su esposo, exigiendo reuniones importantes incluso antes que el presidente y negociando personalmente con emisarios extranjeros, legisladores rivales y otros.

Cuando miembros de la opositora Asamblea Nacional y un grupo de militares protagonizaron el año pasado una revuelta para intentar sacar a Maduro del cargo, Flores ordenó a los funcionarios de seguridad que le entregaran directamente a ella todo el material de inteligencia sobre el asunto, de acuerdo con Manuel Cristopher Figuera, el jefe de la agencia de inteligencia del país en ese momento. Figuera fue uno de los pocos altos funcionarios de la administración que consideró en ese momento una salida negociada del poder para Maduro con Estados Unidos. Figuera huyó del país cuando la acción opositora fracasó.

“Cilia Flores siempre ha estado tras la cortina moviendo los hilos del poder”, dijo Figuera a Reuters.

Flores buscó concesiones personales en negociaciones con Estados Unidos en los últimos años. Según cinco personas familiarizadas con esas conversaciones, Flores dio instrucciones a los intermediarios de pedir a los enviados estadounidenses la libertad de sus dos sobrinos encarcelados. A cambio, esos intermediarios dijeron que Venezuela liberaría de prisión a seis ejecutivos de Citgo Petroleum, el refinador en Estados Unidos de la empresa petrolera estatal venezolana.

Los ejecutivos, detenidos en 2017 en Venezuela y luego acusados por cargos de peculado y legitimación de capitales, entre otros, son considerados como presos políticos por activistas de derechos humanos y muchos en la comunidad empresarial.

Esa propuesta, reportada aquí por primera vez, falló.Pero Washington tomó nota del alcance que tiene Flores.

“Ella es probablemente la figura más influyente además de Maduro”, dijo a Reuters Fernando Cutz, asesor de la Casa Blanca para América Latina durante el primer año de mandato de Trump.

A principios de este año, según personas con conocimiento de sus esfuerzos, Flores presionó personalmente a legisladores de la oposición para que apoyaran a un aliado de Maduro para encabezar la Asamblea Nacional, hasta entonces considerada la última institución gubernamental independiente en el país. Como Reuters reportó en marzo, personas familiarizadas con las negociaciones con los diputados dicen que operadores del partido gobernante pagaron sobornos a rivales para que cambiaran de bando. Reuters no pudo determinar si Flores jugó algún papel en dichos pagos.

Poco se sabe fuera de Venezuela sobre la primera dama, particularmente sobre el alcance de su papel en el gobierno de Maduro y las maniobras detrás de bastidores que lo ayudan a sobrevivir. En el primer interrogatorio de Lamas después de su arresto en Colombia, los agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), tuvieron una solicitud, recordó: “Cuéntanos sobre Cilia Flores”, dijeron.

Michael D. Miller, portavoz de la DEA, remitió las preguntas sobre el caso al Departamento de Justicia.

Lamas, que ahora tiene 40 años, pasó cerca de una década custodiando a Flores, primero cuando era legisladora y encabezaba la Asamblea Nacional, luego cuando se convirtió en primera dama. Después de su extradición en 2017, Lamas llegó a un acuerdo con los fiscales estadounidenses, según un documento confidencial del Departamento de Justicia revisado por Reuters.

Lamas aceptó cargos de tráfico de drogas y accedió a convertirse en testigo. Ese acuerdo no había sido reportado hasta ahora.

En el acuerdo de culpabilidad, Lamas admitió los cargos de tráfico de drogas y acordó cooperar como testigo en las investigaciones relacionadas con su caso. La orden judicial colombiana que aprobó su extradición, también revisada por Reuters, dijo que Lamas conspiró para enviar cocaína desde Venezuela en aviones registrados en Estados Unidos. Ni la orden judicial colombiana ni el documento del Departamento de Justicia mencionan a Flores, Maduro u otros miembros de la familia.

Debido a los términos del acuerdo — dijo que todavía espera sentencia y continúa testificando en investigaciones relacionadas — Lamas se negó a discutir detalles específicos sobre el caso en su contra. Su abogada en Washington, Carmen Hernandez, también declinó hacer comentarios.

La información que ha proporcionado a los investigadores, incluidos los detalles sobre el supuesto papel de Flores en el plan de tráfico de drogas de sus sobrinos, es considerada creíble por las autoridades estadounidenses, según las personas familiarizadas con las investigaciones. Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA, dijo a Reuters que la DEA le da “gran importancia” al testimonio de Lamas.

“LLAMADO REVOLUCIONARIO”

Flores nació el 15 de octubre de 1956 en Tinaquillo, un pequeño pueblo en el noroeste de Venezuela. La menor de seis hermanos, vivía en una choza de adobe con piso de tierra, recuerdan los lugareños. Su padre era un vendedor que viajaba por pueblos cercanos para hallar mercancías. Cuando todavía era una niña, su familia se mudó a Caracas, la capital de Venezuela.

Una buena alumna, Flores se matriculó en una universidad privada y estudió derecho penal. Allí conoció a Maikel Moreno, un amigo de toda la vida y un abogado al que eventualmente ayudaría a convertirse en el jefe de la máxima corte de Venezuela. Moreno, un firme aliado de Maduro y una figura controvertida por derecho propio, fue uno de los acusados ​​por Washington en marzo pasado.

Moreno no respondió a las solicitudes de comentarios, en un tuit denunció que Washington no lograría que “secuestren la justicia venezolana”.

Como estudiante, Flores mostró poco interés en la política, según las personas que la conocían. Trabajó a medio tiempo en una estación de policía transcribiendo declaraciones de testigos y se casó con su novio de mucho tiempo, un detective de policía, con quien tuvo tres hijos. Al obtener su título de abogada, trabajó durante la mayor parte de la próxima década como abogada defensora en una firma privada.

En 1989, un aumento del precio del combustible provocó disturbios que sacudieron a Caracas y despertaron en Flores lo que luego describió a la televisión estatal como “mi vocación revolucionaria”. Cientos de manifestantes, molestos con la corrupción y la creciente desigualdad en el próspero país productor petrolero, murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

El evento, conocido como el Caracazo, también inspiró a Chávez. A medida que la inflación, la escasez de alimentos y otras dificultades empeoraron, Chávez, un teniente coronel del ejército, organizó un fallido golpe en 1992. Fue detenido y encarcelado en un cuartel militar.

Flores descubrió un héroe. Pintó con spray el nombre de Chávez por paredes en Caracas.

“A Chávez lo vi en ese momento, como en los 20 años que lo acompañé”, dijo más tarde a la televisión estatal. “Auténtico”.

Le envió una carta a Chávez ofreciendo ayudar en su defensa. Chávez aceptó. Pronto estaba aconsejando a Chávez y ayudándole a responder cartas de miles de seguidores.

En una visita, Flores conoció a un líder sindical de Caracas que también estaba asesorando a Chávez: Maduro. En un discurso televisado años después, Maduro dijo que se sintió atraído por su carácter de “candela pura”. Maduro comenzó a guiñarle el ojo, dijo.

Mientras esto sucedía, ambos se estaban divorciando de sus cónyuges. Comenzaron a salir y finalmente se convirtieron en una pareja. “Compartimos los mismos sueños”, dijo Flores más tarde a la televisión estatal.

En 1994, Chávez recibió un perdón presidencial. Flores y otros asesores sugirieron a Chávez que se reinventara como un civil y reuniera apoyo con promesas de dar poder a los pobres. Para 1997, Flores era parte del comité de campaña que aseguraría la elección de Chávez como presidente al siguiente año. Maduro fue elegido legislador.

Flores ganó un escaño en la Asamblea Nacional en 2000.

“No es una dirigente de mitin “, dijo Juan Barreto, exalcalde de Caracas y director de medios de Chávez. “Pero no te creas que Cilia no tiene voz en las reuniones a puerta cerrada”.

En el Parlamento, Flores se ganó una reputación de combativa. Cuando sus compañeros chavistas la eligieron como su líder de la Asamblea Nacional en 2007, se refirió públicamente a los legisladores de la oposición como “pecadores”, sugiriendo que el gobierno tenía ganado el terreno moral sobre sus rivales.

Apagaba los micrófonos de opositores cuando creía que se estaban extendiendo.

También comenzó a usar su posición para ayudar a los miembros de la familia.

Flores reemplazó a unos 50 empleados del Congreso con familiares y asociados, dijo el sindicato legislativo. Cuatro hermanos, dos primos y su exesposo estaban entre los empleados, de acuerdo con un listado elaborado por el sindicato en el momento de la reestructuración y revisada recientemente por Reuters.

Designó a su hermano, que era policía, jefe de seguridad de la Asamblea. A un sobrino, primo de los dos que ahora encarcelados en Estados Unidos, lo designó director administrativo del Congreso.

Reuters no pudo contactarse con los hermanos de Flores, su exesposo u otros parientes mencionados en esta historia, incluidos sus hijos y sus sobrinos. Tampoco pudo confirmar que Flores fuera responsable de todos los cambios de trabajo de los que se quejó el sindicato.

Pero ella ha defendido desafiantemente los nombramientos. “Yo me siento bien orgullosa de que sean mi familia” , dijo a los periodistas en ese momento. “Y los defenderé en esta Asamblea Nacional como trabajadores”.

Cuando los líderes sindicales se quejaron del nepotismo, Flores los convocó a su oficina, recuerda José Rivero, que asistió a algunas de esas reuniones y ahora es el jefe del sindicato. “Ese tema no se tocará más”, dice Rivero que les dijo Flores. El sindicato cumplió.

En 2012, Chávez nombró a Flores como procuradora general. Ocupó el cargo hasta marzo de 2013, cuando Chávez murió. Los votantes eligieron a Maduro, para entonces vicepresidente, para sucederlo por pedido del fallecido mandatario. Maduro y Flores, que no estaban casados, legalizaron su relación en julio de ese año.

Como primera dama, Flores inicialmente dio a conocer su presencia con pequeños gestos. Ordenó nuevos muebles, cortinas y pintura nueva en el Palacio de Miraflores, dijeron ex asistentes. Pronto, comenzó a jugar un papel mucho más importante.

En 2014, los precios del petróleo cayeron, llevando a Venezuela a la depresión. A medida que crecía el descontento, Flores comenzó a ver amenazas dentro del gobierno. En octubre, Maduro despidió a Miguel Rodríguez, su ministro del Interior, y lo reemplazó con una aliada de Flores.

Tres personas familiarizadas con la decisión dijeron que Flores creía que Rodríguez, un carismático general popular entre las tropas, estaba eclipsando a Maduro. Las personas cercanas a Rodríguez dijeron que efectivamente el oficial había aspirado a un cargo más alto.

Después de su destitución, Rodríguez formó un partido político fuera del oficialismo y denunció públicamente a Maduro. Agentes de inteligencia detuvieron en 2018 a Rodríguez por cargos de conspiración, que él niega. Permanece encarcelado. Juan Luis Sosa, abogado de Rodríguez, declinó hacer comentarios.

“Cilia te ama o te odia”, dijo un exasistente de Maduro.

“Ella no es una negociadora, es una intransigente”.

“CILIA SABÍA TODO”

Lamas, el exguardaespaldas, comenzó a trabajar para Flores desde sus días como legisladora. Desde un puesto en la Guardia Nacional, fue asignado al equipo de seguridad de Chávez y luego transferido a la custodia de Flores, dijo. Una foto en el feed de Twitter de Lamas lo muestra con una revolucionaria gorra roja de béisbol junto a Flores en un evento del partido socialista en 2010.

Con el trabajo llegó la proximidad con la familia Flores.

La primera dama le confió que condujera a su anciana madre para chequeos médicos, dijo Lamas. Se hizo cercano a los hijos de Flores: Yoswal, Yosser y Walter. “Los consideraba mis hermanos”, dijo, recordando los viajes para disparar rifles y visitar opulentas propiedades familiares en la costa del Caribe.

Los hermanos, conocidos como “Los Chamos” o “los niños”, han llamado la atención de los medios en Venezuela por sus extravagantes estilos de vida. Lamas dijo que los vio usar aviones del gobierno para viajar al extranjero por diversión. También dijo que los vio varias veces cargar tarde por la noche jeeps militares con cajas con dólares en efectivo y llevarlos desde sus hogares en Caracas para almacenarlo en otros lugares.

Reuters no pudo verificar independientemente esa afirmación. Los hijos de Flores no han sido acusados de ningún delito en Estados Unidos. Están en una lista del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de venezolanos sancionados por presunta corrupción. Las sanciones están destinadas a castigar a las figuras centrales del gobierno de Maduro y bloquear cualquier activo que puedan tener en Estados Unidos o dentro de su jurisdicción.

El alcance de la familia en este punto se manifestó en Petróleos de Venezuela SA, o PDVSA, la compañía petrolera nacional y la vaca lechera del gobierno. En 2014, PDVSA nombró a un nuevo director de finanzas: Carlos Malpica, un tercer sobrino de Flores, que anteriormente administraba el personal de apoyo en la Asamblea Nacional.

Malpica no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Personas cercanas a Flores dijeron que Malpica se había convertido en el pariente más confiable de la primera dama, especialmente cuando se trataba de asuntos financieros. Documentos compilados por investigadores estadounidenses en el caso contra los otros dos sobrinos de Flores proporcionan información sobre la influencia de Malpica.

En agosto del 2015, de acuerdo con mensajes de texto recopilados por los investigadores y transcritos en los documentos utilizados en su juicio, Efraín Campo, uno de los dos sobrinos, recibió un mensaje de un conocido. En el texto, le pedía ayuda a Campo para recuperar un dinero que presuntamente PDVSA le adeudaba al conocido. El origen de la deuda no está claro.

Campo le dijo al conocido que llamara a Malpica. En PDVSA, escribió Campo, Malpica era “la máxima autoridad allí por ser Flores”. “De gratis no lo va a hacer”, agregó Campo.

Funcionarios de PDVSA no respondieron a una solicitud de comentarios.

Malpica dejó su puesto en PDVSA en 2016 sin dar explicaciones sobre su partida y desde entonces ha mantenido un bajo perfil. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo incluiría más tarde en su lista de venezolanos sancionados por presunta corrupción.

Los sobrinos encarcelados, Campo y Franqui Flores, eran cercanos a la primera dama. Flores ayudó a criar a los dos muchachos, dijeron a Reuters dos personas que conocen a la familia, y ambos algunas veces se refieren a ella como “mamá”. Su arresto en una operación de la DEA en Haití en noviembre del 2015 fue noticia internacional. En Venezuela le valió a la pareja el apodo de “narcosobrinos”.

La captura surgió de un plan para vender cocaína por un valor de 20 millones de dólares en Estados Unidos. Ambos hombres, que se declararon inocentes, fueron declarados culpables y condenados a 18 años de prisión. En ese momento, Flores dijo a los periodistas que sus sobrinos habían sido víctimas de un “secuestro” de la DEA. Desde entonces, ha dicho poco públicamente sobre el caso.

Entre las evidencias que consiguieron los investigadores, según dos personas familiarizadas con el caso, hay mensajes de texto entre los sobrinos y Flores en los que el trío supuestamente discuten el envío de cocaína. Los mensajes, que no han sido vistos por Reuters, se encuentran entre la documentación compilada por los fiscales de la investigación estadounidense sobre los sobrinos. Las personas familiarizadas con los mensajes dijeron que los mensajes dejan claro que Flores ayudó a coordinar la logística del envío de cocaína con ellos.

Las ganancias por la venta de la cocaína estaban destinadas a financiar la campaña de Flores para la Asamblea Nacional en 2015, según la acusación de Estados Unidos contra Maduro. Las personas familiarizadas con los mensajes de texto dijeron que los sobrinos le dijeron a Flores que el dinero de la cocaína sería para su campaña.

Flores abandonó brevemente la Asamblea cuando se convirtió en procuradora general, y en 2015 fue reelegida.

Una grabación realizada por un informante de la DEA muestra a los dos sobrinos discutiendo el negocio, según una transcripción presentada como evidencia en su juicio.

En la grabación, Campo dice que su “mamá” planea candidatearse otra vez a la Asamblea.

Personas familiarizadas con la investigación dijeron que “mamá”, dado el contexto de la discusión, significaba Flores. Debido al auge de la crisis económica y el creciente descontento, Campo le dijo al informante, “como existe la posibilidad de que se pudiese perder algo allí, se metió allí otra vez”.

“Necesitamos la plata”, agregó Campo en un comentario que los investigadores interpretaron como una alusión al impacto de las sanciones económicas en las arcas socialistas. “Los gringos nos están inyectando duro (…) a la oposición le están inyectando duro con plata”.

Antes de que los dos sobrinos fueran capturados, Lamas dijo que vio a los dos hombres en varias ocasiones enviar cargamentos de cocaína en aviones desde el hangar presidencial a las afueras de Caracas. Reuters no pudo verificar si Flores sabía de esos supuestos embarques.

A veces, dijo Lamas, Flores escuchaba a familiares hablar sobre actividades ilícitas, incluyendo a sus sobrinos hablando sobre la transacción de drogas por la cual fueron condenados. Ella sacudía la cabeza, agregó, pero no manifestaba su desaprobación a viva voz. “Cilia sabía todo”, dijo Lamas.

UNA GRAN NEGOCIACIÓN

En Caracas, donde abunda la intriga política, Flores le ha cubierto los flancos a Maduro. A principios del año pasado, Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional, declaró que la reelección de Maduro en 2018 fue un fraude y dijo que él era el presidente legítimo de Venezuela. Instó a los militares a expulsar a Maduro.

Flores buscó rápidamente signos de disidencia dentro de las filas del gobierno. Figuera, el exjefe de inteligencia, dijo a Reuters que Flores ordenó que toda la documentación que sus agentes recopilaran sobre cualquier disenso adicional se la enviaran directamente a ella, incluyendo transcripciones de las interceptaciones telefónicas a políticos de oposición. Figuera cumplió.

En marzo de 2019, un apagón en todo el país oscureció a Venezuela.

Mientras altos funcionarios se reunieron para discutir el problema, un ministro mostró publicaciones en Twitter de Luis Carlos Díaz, un destacado periodista, culpando al gobierno. Flores dijo que a Díaz se lo “debería meter preso”, dijo Figuera a Reuters.

Maduro luego le ordenó detener al periodista, agregó Figuera.

Mientras Díaz iba en bicicleta a su casa el 11 de marzo, los agentes de Figuera lo arrestaron, allanaron su casa y confiscaron computadoras y teléfonos. Después de un alboroto, dijo Figuera, Maduro lo llamó al día siguiente para ordenar la liberación del periodista. Díaz, quien fue liberado, sigue trabajando como periodista. Declinó hacer comentarios.

Para abril del año pasado, cuando la mayoría de las democracias occidentales respaldaron a Guaidó, Figuera y un puñado de otros altos funcionarios comenzaron a considerar una salida negociada para Maduro. Consideraron la posibilidad de un corredor seguro para que Maduro fuera a Cuba, u otro país aliado, dijo Figuera, a cambio de la flexibilización de las sanciones u otros compromisos de Washington.

Entre los funcionarios que discutían tal idea estaba Moreno, el jefe del máximo tribunal del país y amigo de años de Flores, según Figuera y otras dos personas familiarizadas con esas discusiones.

Mientras se preparaban para discutir la posibilidad con los enviados estadounidenses, Moreno le dijo a Figuera que deberían presionar para obtener más concesiones, incluida la liberación de los dos sobrinos de Flores.

La sugerencia de los sobrinos como fichas de trueque, parte de un gran acuerdo con Washington, se produjo luego de intentos en meses previos de los intermediarios de Flores para asegurar su liberación.

Según las personas familiarizadas con esas discusiones, Flores hizo que los los representantes de Flores le dijeran a Washington a comienzos del año pasado que Caracas, a cambio de los sobrinos, liberaría a los seis ejecutivos de Citgo.

Venezuela acusó a los ejecutivos, que permanecen en prisión en espera de juicio, de peculado relacionado con la renegociación de la deuda de Citgo con varios acreedores. Los abogados de los ejecutivos dijeron a Reuters que los cargos no tienen fundamento y que no tenían conocimiento de ninguna gestión por incluir a sus clientes en cualquier intercambio. Jesús Loreto, un abogado de Caracas que representa a Tomeu Vadell, uno de los seis ejecutivos, dijo que tal oferta “sería aún más evidencia de la naturaleza arbitraria” de las detenciones.

Un funcionario de la administración Trump dijo a Reuters que la oferta de intercambio no prosperó. “Esto no es como un intercambio de espías con Rusia”, dijo otro estadounidense familiarizado con esas discusiones. “Los sobrinos son criminales condenados”.

Reuters no pudo determinar si Flores estaba al tanto del plan de Moreno de incluir a sus sobrinos en cualquier salida negociada a Maduro.

En última instancia, Moreno se retiró de las conversaciones, según Figuera y las otras dos personas. El intento fracasó y Figuera desertó. Ahora vive en Miami. Moreno sigue siendo jefe de la máxima corte del país.

A fines del año pasado, Flores encabezó un esfuerzo por impulsar el cambio de bando de legisladores de la oposición para apoyar a un aliado de Maduro como nuevo jefe de la Asamblea. El 7 de diciembre, Flores y varios asistentes de Maduro se reunieron con un grupo de legisladores opositores en la base militar de Fuerte Tiuna en Caracas, dijeron personas con conocimiento de la reunión.

Allí, Flores instó a los legisladores a respaldar al candidato de Maduro. Varios legisladores, incluido al menos uno que asistió a esa reunión, aceptaron luego pagos de hasta 150.000 dólares para votar por el candidato de Maduro, dijeron estas personas. Reuters no pudo determinar si Flores o Maduro estaban al tanto de los pagos o si se discutieron en la base militar.

En enero, Luis Parra, el candidato del gobierno ganó. Ahora, Guaidó y Parra afirman estar dirigiendo la Asamblea. La oficina de Parra en el Parlamento no respondió una solicitud de comentarios.

Desde su celda en Washington, Lamas lee sobre política en su país. Está estudiando inglés y trabaja como cocinero en la prisión. Mostró a Reuters un certificado de la prisión elogiando su “contribución sobresaliente al departamento culinario”.

Lamas ahora está enfurecido con la familia con la que una vez trabajó para proteger. Se siente particularmente agraviado por una redada a su casa, en los días posteriores a su captura, y un largo interrogatorio de su esposa, con quien tiene dos hijos pequeños. Un vecino confirmó a Reuters que la redada tuvo lugar.

“Fui leal a todos ellos”, dice Lamas. “Pero no fueron leales a mí”.