España acudió a las urnas en medio de un clima crispado

0
56

Los españoles acudieron a las urnas este domingo por cuarta vez en cuatro años, en un ambiente crispado por el bloqueo político crónico y una crisis catalana que ha alimentado a la extrema derecha de Vox.

Según una media de tres sondeos efectuados en los últimos días, hasta este mismo domingo, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) sería el vencedor con unos 120 diputados, un poco menos que los 123 que obtuvo el 28 de abril, cuando ganó sin mayoría absoluta.

La extrema derecha de Vox sería la sorpresa de la noche, erigiéndose en tercera fuerza política con unos 50 diputados, más del doble de los 24 cosechados en abril.

El conservador Partido Popular (PP) subiría también con fuerza, de 66 a cerca de 90, según estos sondeos publicados al cierre de los colegios, a las 19H00 GMT.

En cualquier caso no habría mayoría absoluta en la cámara baja del Parlamento español ni para el bloque de derechas (PP, Vox y los liberales de Ciudadanos, que se derrumbarían de 57 escaños a unos 15) ni para las izquierdas (PSOE, izquierda radical de Podemos y su escisión, Más País).

El conservador Pablo Casado deposita su voto en la urna este domingo 10 de noviembre en un colegio electoral de Madrid. AFP / Gabriel Bouys

Al votar este domingo de mañana, el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, animó “a todos los ciudadanos a votar [para] que a partir del día de mañana podamos tener la estabilidad necesaria para poder formar gobierno y poder poner a España en marcha”.

Pero si los resultados confirman las tendencias apuntadas por los sondeos, Sánchez se vería de nuevo obligado a pactar con otras fuerzas para ser investido, y luego sacar adelante las leyes.

Una opción que no funcionó el pasado verano, cuando el PSOE y Podemos fracasaron en su esfuerzo de acordar un gobierno de coalición, lo que obligó a la repetición electoral de este domingo, la cuarta cita electoral en España desde fines de 2015.

Albert Rivera posa sonriente para las cámaras al depositar su voto en la urna, este domingo 10 de noviembre en un colegio electoral de Pozuelo de Alarcón (Madrid). AFP / Óscar del Pozo

“He votado a la derecha, porque las cosas más importantes son la unidad de España y (garantizar) las pensiones”, indicó a la AFP Rafael García, de 84 años, en el madrileño barrio de Hortaleza, donde muchas ventanas están adornadas con banderas españolas.

– Mucha Cataluña –

Una de las dominantes de la campaña fue Cataluña, donde sigue vivo el pulso del separatismo contra el Estado, y donde los comicios se desarrollan bajo fuerte vigilancia policial.

La temperatura se disparó con la condena en octubre de nueve líderes independentistas a penas de prisión de entre 9 y 13 años de cárcel, por su papel en el fracasado intento de secesión de 2017. La sentencia dio paso a una semana de disturbios en Cataluña.

El líder izquierdista Pablo Iglesias, durante un mitin electoral el pasado 6 de noviembre en Barcelona.
AFP/Archivos / Josep Lago

“Me planteé no votar, otra vez, ¡qué pesadilla!, pero luego me habría disgustado si gana la derecha con la ultraderecha”, dijo Mari Carmen López, 25 años, luego de dar su voto en el barrio barcelonés de Sant Andreu a Podemos.

El principal beneficiado de la crisis catalana parece ser Vox, cuyo líder, Santiago Abascal, propugna “soluciones drásticas”: suspender la autonomía catalana, ilegalizar a los partidos soberanistas, y detener al presidente de la región, Quim Torra.

Al mismo tiempo, Abascal hizo una virulenta campaña contra la inmigración ilegal, a la que vincula con un supuesto aumento de la delincuencia.

Santiago Abascal se dispone a votar en un colegio electoral de Madrid este domingo 10 de noviembre.AFP / Pierre-Philippe Marcou

Sánchez no dejó de acusar a PP y Ciudadanos de tener un discurso “colonizado” por Vox, gracias al cual gobiernan en algunas regiones y ciudades, como Madrid.

– Y poca economía –

Durante la campaña, Sánchez cumplió una de sus promesas realizadas al poco de llegar al poder en junio de 2018: exhumar los restos del dictador Francisco Franco del mausoleo donde descansaba desde su fallecimiento en 1975.

Poco se habló en cambio de economía, pese a los recientes indicadores que apuntan a una ralentización en la cuarta potencia del euro.

Proyección de votos en las elecciones legislativas del 10 de noviembre en España

Por ejemplo, la Comisión Europea recortó esta semana cuatro décimas las previsiones de crecimiento para 2019 y 2020, a 1,9% y 1,5%.

El crecimiento del PIB español seguirá no obstante por encima de la media de la Eurozona, aunque el analista Holger Schmieding, del banco alemán Berenberg, advierte de que esa ventaja “va camino de reducirse en los próximos trimestres, a menos que un nuevo gobierno consiga al fin desactivar el problema catalán y retomar las reformas favorables al crecimiento”, algo “improbable” por ahora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here