WASHINGTON DC, 22 Oct (Reuters) – Un enviado de alto rango de la administración Trump se reunió en secreto con un representante del presidente venezolano Nicolás Maduro el mes pasado para tratar de resolver la salida pacífica de Maduro del poder, pero no se llegó a un acuerdo, dijeron el miércoles tres personas familiarizadas con el asunto.

Richard Grenell, exdirector interino de Inteligencia Nacional de Estados Unidos y ex embajador en Alemania, sostuvo conversaciones en Ciudad de México con Jorge Rodríguez, un colaborador cercano de Maduro, dijeron las fuentes.

No hubo comentarios inmediatos de la Casa Blanca o el Departamento de Estado.

El presidente Donald Trump se ha sentido cada vez más frustrado por el fracaso de su política de sanciones y presión diplomática para derrocar a Maduro, dijeron funcionarios estadounidenses en privado.

Maduro, un socialista cuya reelección en 2018 fue considerada una farsa por la mayoría de los países occidentales, ha conservado el apoyo de Rusia, China, Cuba e Irán. También está respaldado por el ejército de Venezuela.

Mientras Trump busca la reelección el 3 de noviembre detrás de su rival demócrata Joe Biden en las encuestas de opinión, ha buscado logros en política exterior que pueda promocionar en la fase final de la campaña. Grenell también es asesor principal de campaña de Trump.

Las fuentes dieron puntos de vista contradictorios sobre si la reunión valió la pena, pero todos coincidieron en que no se llegó a un acuerdo o incluso se logró un progreso significativo hacia la salida de Maduro.

Una fuente dijo que el representante de Maduro mostró cierto interés en encontrar una solución, pero señaló el deseo de esperar el resultado de las elecciones estadounidenses.

Otra persona familiarizada con el asunto dijo que organizar tales conversaciones puede haber enviado un mensaje de desesperación de Estados Unidos que solo impulsaría a Maduro a atrincherarse aún más.

“Quieren una solución, pero están esperando a ver quién será el próximo presidente”, dijo la primera fuente a Reuters. “Estaba claro que estaban tratando de ganar tiempo”.

La reunión de Grenell, informada por primera vez por Bloomberg News, siguió a contactos secretos anteriores entre la administración Trump y funcionarios venezolanos, dijo una de las fuentes, sin dar más detalles.

La reunión en la capital de México no fue coordinada con el Departamento de Estado de Estados Unidos, donde Elliott Abrams se desempeña como enviado para Venezuela e Irán, dijo otra de las fuentes.

No se sabía cómo se organizaron las conversaciones, pero la fuente dijo que no se programaron más reuniones.

Grenell, el enviado especial para las negociaciones de paz de Serbia y Kosovo, también participó en el logro de un acuerdo reciente entre Serbia y Kosovo para trabajar en la mejora de los lazos económicos.

Pero no se sabe que haya jugado un papel antes en la política de Venezuela u otros asuntos importantes de América Latina.

*Reporte de Andrea Shalal, Steve Holland y Matt Spetalnick; edición por Grant McCool/ Reuters