La argentina Ofelia Fernández, precandidata a legisladora por el izquierdista Frente de Todos, durante una entrevista con la AFP el 2 de agosto de 2019© AFP RONALDO SCHEMIDT

De figura menuda y gran sonrisa, Ofelia Fernández se postula con apenas 19 años al cargo de legisladora de Buenos Aires en las elecciones de octubre. Un breve discurso ante el Congreso en defensa del aborto legal la catapultó en 2018 a la carrera política.

Recién salida de las aulas del colegio secundario, aún vive con su madre. Pero ya es una figura descollante del peronismo de izquierda y símbolo de una generación decidida a hacer activismo político para lograr sus reivindicaciones.

“Tiene una marca esta generación: la búsqueda de disputar poder”, dice a la AFP, al explicar que su compromiso político está atravesado por la ola feminista que el año pasado llevó adelante la campaña por la legalización del aborto, finalmente rechazado en el Senado.

“Tenemos esa hipótesis de que durante todo el tiempo en que los espacios no los ocupamos nosotras, nadie hizo nada por nosotras”, asegura Fernández.

Líder del Frente Patria Grande, esta joven integra en un puesto preferente la lista de la coalición del peronismo de centro-izquierda Frente de todos, con Alberto Fernández a la presidencia y la exmandataria Cristina Kirchner a la vicepresidencia.

Una fuerza electoral

La militante Julia Andrade, en una manifestación en Buenos Aires, el 1 de agosto de 2019
La militante Julia Andrade, en una manifestación en Buenos Aires, el 1 de agosto de 2019
© AFP JUAN MABROMATA

En Argentina, los jóvenes entre 18 y 24 suman más de 6 millones de personas y representan 22% del padrón electoral. Además, los que tienen entre 16 y 17 (2,8% del registro) cuentan desde 2012 con el derecho al sufragio, aunque no tienen la obligación de votar.

Julia Andrade, de 16 años, milita en La Cámpora, el movimiento juvenil kirchnerista, y está más que entusiasmada. “Voy a votar porque quiero decidir el proyecto de país que quiero. Me llena de felicidad ser partícipe de este cambio que queremos generar”, declara.

Para los jóvenes entre 18 y 24 años, varones y mujeres, los atributos más importantes que debe tener el próximo presidente son “capacidad para resolver la inflación” (52%) y “preocupación por la situación de los pobres”(49%), según una encuesta de la firma Ipsos realizada en febrero y marzo.

La inflación en Argentina, que llegó a 22% en el primer semestre de 2019, es de las más altas del mundo. Y ha habido un aumento de la pobreza, que cerró el año pasado en 32%, según cifras oficiales.

Pero la afiliación partidista es muy baja (4% para el grupo de entre 18 y 24) y 43% piensa que “nunca va a sentir simpatía por ningún partido político”.

La política, para esta generación, transcurre más a través de “causas” y debe llevarse adelante de manera horizontal.

“Entendemos que hay mucha gente a la que le interesa la política pero no se ve interpelada por un partido político sino por reivindicaciones concretas. Buscamos unir todo eso y darle una organización más colectiva”, refiere a la AFP Ana Julia Aneise, de 23 años, e integrante de la agrupación Les jóvenes.

En la acera contraria

Militantes anti-aborto se congregan en Buenos Aires para celebrar el aniversario del rechazo a la legalización de la práctica, en Buenos Aires, el 8 de agosto de 2019
Militantes anti-aborto se congregan en Buenos Aires para celebrar el aniversario del rechazo a la legalización de la práctica, en Buenos Aires, el 8 de agosto de 2019
© AFP JUAN MABROMATA

Las masivas manifestaciones a favor de la legalización del aborto, en las que se destacó una gran participación de adolescentes, motivó también la salida a las calles de quienes se encontraban en el otro bando.

Camila Duró, estudiante universitaria de 25 años, es una de ellas. Pertenece a la ONG Frente Joven, que se dedica al trabajo social en barriadas humildes y se opone al aborto con el lema de la defensa de “las dos vidas”.

El debate parlamentario “fue una piedra de toque. Nos motivó a muchos que quizás no lo teníamos en agenda a hacer el salto público, el salto político, nos motivó la situación, la necesidad”, sostiene Duró.

“Creo que los jóvenes tienen un deseo de ser escuchados, porque también hay mucho para decir. Argentina todavía tiene muchas cuentas pendientes que resolver, especialmente la pobreza que hoy es lo que más duele, quizás lo que más moviliza a muchos a involucrarse en la política”, explica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here