Villarreal (Castellón), 6 jul (EFE).- El Villarreal, que este domingo perdió por 1-4 en La Cerámica ante el Barcelona, continúa bajo la tiranía del atacante argentino del club catalán, Leo Messi, ya que los castellonenses acumulan trece temporadas sin derrotar a este rival, ni en La Cerámica ni en el Camp Nou.

Esta es la peor racha del Villarreal ante un rival desde su llegada a la Primera División en 1998 y, además, Messi, con un total de quince goles y numerosas asistencias de gol, se ha convertido en un futbolista determinante a favor del Barcelona en los enfrentamientos entre ambos equipos, lo que ha contribuido a que las diferencias se hayan decantado a favor del Barcelona.

La última temporada en la que el Villarreal ganó al Barcelona fue la 2007-2008, en la que se proclamó subcampeón de Liga, y en la que se impuso en los dos partidos, ya que ganó en casa por 3-1 y en el Camp Nou por 1-2.

Con anterioridad, el equipo villarrealense había estado nueve temporada seguidas, las primeras de su trayectoria en la élite del fútbol español, sin derrotar al Real Madrid, hasta que lo hizo por 1-0 con un gol de Marquitos.

La actual racha adversa del Villarreal ante el Barcelona está estrechamente vinculada a la presencia del delantero argentino en las alineaciones del club catalán. Desde su llegada al primer equipo del Barcelona, ambos equipos se han medido en un total de veintiséis encuentros, de los que el Barcelona ha ganado dieciocho. Además, se han producido seis empates y el Villarreal tan solo ha ganado dos.

Esto supone que el Barcelona de Leo Messi se ha impuesto en el setenta por ciento de los enfrentamientos, lo que supone el peor bagaje del Villarreal ante cualquier equipo de Primera División y, además, estos números son sustancialmente diferentes a los de la etapa en la que midieron sus fuerzas antes del debut del atacante de Rosario.

En la etapa anterior a la aparición de Messi en el Barcelona, ambos equipos se habían enfrentado en doce ocasiones desde el primer ascenso del equipo castellonese a Primera y esa etapa la tendencia fue completamente diferente a la actual.

Entonces, el Villarreal ganó hasta el cincuenta por ciento de los partidos, pues se impuso en seis ocasiones, frente los tres empates y los tres triunfos de su rival en los choques restantes, lo que convirtió al Barcelona en uno de los oponentes más accesibles para el club que preside Fernando Roig.

En suma, sin Messi, el Villarreal ganaba uno de cada dos encuentros cuando se enfrentaba al Barcelona y desde la aparición del delantero, solo ha ganado uno de cada trece.

Javi Mata

(c) Agencia EFE