El presidente paraguayo defiende la unidad con el “cartismo” en el escenario pospandemia

Asunción, 23 jul (EFE).-El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, dijo este jueves que la unidad del gobernante Partido Colorado es necesaria para que el país afronte el escenario posterior al coronavirus, días después de su reunión con el exmandatario Horacio Cartes, que lidera la otra corriente del oficialismo.

Abdo Benítez y Cartes (2013-2018) se reunieron el martes en la residencia presidencial junto a 13 gobernadores colorados, dentro de la operación puesta en marcha meses atrás para rubricar la alianza entre los dos principales sectores del partido.

Ambos movimientos estaban enfrentados desde las elecciones partidarias que precedieron a las presidenciales de 2018, en las que Abdo Benítez se presentó como un motor de cambio frente al modelo anterior de Cartes, quien apoyó como candidato del coloradismo a la Presidencia al exministro de Hacienda Santiago Peña.

De ahí que algunos analistas critiquen estos días el cambio de actitud de Abdo Benítez, con acusaciones de estar “secuestrado” por el cartismo como garantía de estabilidad, ya que el movimiento de Cartes es mayoría en la Cámara de Diputados y además preside el partido.

Sobre esa unidad colorada, Abdo Benítez dijo hoy a los periodistas que “lo que hoy estamos haciendo es generar estabilidad” de cara a conseguir “un ambiente de previsibilidad y de estabilidad”.

“El coloradismo, que es el partido en el Gobierno, tiene que garantizarle a la nación paraguaya un buen ambiente para un proceso de recuperación económica pospandemia”, indicó durante una visita al departamento Central.

Y añadió que, en una segunda instancia, el Partido Colorado está en su derecho, al igual que la oposición, de establecer consensos ante las elecciones municipales, que estaban previstas para este año y fueron pospuestas a 2021 debido a la pandemia.

“Nosotros estamos hablando para un acuerdo, primero para la nación paraguaya, y un proceso de diálogo entre colorados, si nosotros no podemos hablar siquiera entre colorados, cómo vamos a hablar con los demás”, dijo.

Algunos analistas opinaron ante los medios locales que la alianza en el oficialismo responde a la debilidad del Ejecutivo de Abdo Benítez, pendiente de la aprobación del Congreso de un nuevo paquete de créditos para afrontar el impacto económico de la pandemia.

No obstante, algunos de esos analistas recuerdan que la corriente del oficialismo que lidera Abdo Benítez ya comenzó a rebajar su beligerancia frente a la de Cartes tras la crisis que el pasado año estuvo a punto de llevarle a un juicio político.

Los legisladores afines a Cartes desactivaron ese juicio que la oposición pretendía llevar a cabo tras el escándalo de un acuerdo secreto con Brasil por la compra anual y hasta el 2022 de distribución de energía de la hidroeléctrica de Itaipú, compartida entre los dos países.

EFE