El precio del petróleo de Texas (WTI) cerró este miércoles con un retroceso del 1,19 %, hasta 19,87 dólares el barril, su nivel más bajo en 18 años como consecuencia de la histórica caída de la demanda provocada por la crisis de la COVID-19.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en mayo perdieron 24 centavos con respecto a la sesión previa.