Asunción, 11 sep (EFE).- El gobernante Partido Colorado de Paraguay celebró este miércoles su 132 aniversario con una escenificación de unidad entre las dos facciones internas de la formación, unas semanas después de haber superado la crisis política que estuvo a punto de provocar un juicio político al Ejecutivo.

Banderas rojas, camisas, chaquetas y corbatas del mismo color poblaron desde primera hora el centro de Asunción, en las inmediaciones de la sede de la formación, a la espera del presidente del partido, el diputado Pedro Alliana, de Honor Colorado, perteneciente al expresidente Horacio Cartes (2013-2018), y del mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, líder de Colorado Añetete.

Alliana, de los primeros en llegar, recibió en las escaleras del edificio a Abdo Benítez, que accedió al lugar al ritmo de la polka colorada, entre besos y abrazos del cerca de centenar de personas que acudieron al acto.

Tras depositar una corona de flores rojas ante el busto del fundador del Partido, el general Bernardino Caballero (1839-1912), el presidente de la formación tomó la palabra y dirigió a los presentes un discurso cargado de referencias a los últimos acontecimientos del país y a la salvación del Ejecutivo del juicio político gracias al respaldo del movimiento Honor Colorado.

Alliana recurrió “al máximo anhelo de Caballero”, que era que el Partido Colorado “fuese el vínculo de concordia y unidad entre todos los hermanos de la patria paraguaya” para establecer una similitud con la situación actual que vive la formación.

“Para que esa unidad sea posible, primero debemos unirnos los colorados, bajo los mismos principios y valores que motivaron a los padres fundadores del Partido”, dijo.

“Para darse ese gran paso, debemos enseñar con ejemplo, para que el trabajo compartido con nuestros adversarios coyunturales pueda tener consistencia y legitimidad. Demostremos que somos capaces de abrazarnos entre colorados”, añadió el presidente del Partido Colorado.

Alliana recordó así que, gracias al apoyo de Honor Colorado, Abdo Benítez había conseguido evitar el juicio político que pedía la oposición tras conocerse un acta bilateral con Brasil de compra de energía a la represa de Itaipú, compartida por ambos países, que para algunos sectores fue vista como una cesión de soberanía energética al Gobierno de Jair Bolsonaro.

Alliana aseguró que en este respaldo de Honor Colorado a Colorado Añetete no existe “compromiso de impunidad” sino la convicción de “preservar la institucionalidad republicana” para mantener “el orden en paz y prosperidad para la gente”.

Al igual que el año pasado, el mandatario paraguayo abandonó el acto sin tomar palabra, y, de nuevo, el gran ausente fue el expresidente Horacio Cartes.

A pesar de que Alliana había insistido en varias ocasiones en que en esta fecha se podría dar un encuentro entre Cartes y Abdo Benítez, muestra de su acercamiento, el expresidente aclaró hace unas semanas que no quería solo la foto, sino acciones por parte de su sucesor en el Palacio de Gobierno.

(c) Agencia EFE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here