Recuperar la vida que teníamos antes de la crisis del Covid-19 va a ser una tarea larga y costosa tanto en tiempo como en dinero en todos los ámbitos de la sociedad, también en el fútbol. Y precisamente es en lo económico donde los clubes más van a sufrir ante la caída de los patrocinadores o el dinero que no ingresarán por taquilla y merchandising. Todo esto va a provocar que los clubes de fútbol tengan que ajustar sus presupuestos y puede que ya no les quede tanto dinero para fichar.

Los días en los que se pagaban 80, 90 o 100 millones de euros por un futbolista han pasado a mejor vida, al menos por el momento, y ahora el mercado de fichajes tendrá que recurrir a una táctica mucho más antigua que el fútbol: el trueque. Sí el trueque, un intercambio entre jugadores sin que haya dinero de por medio, o en su defecto que las cantidades económicas sean tan bajas que puedan llegar a parecer irrisorias.

Nos esperan meses complicados. El fútbol no es ajeno a las crisis y no se recuperará de un día para otro. Y si las fórmulas que se venían empleando hasta ahora no son aptas para esta situación hay que buscar nuevos (o viejos) caminos para que el mercado se siga moviendo y los clubes puedan reforzarse sin la necesidad de regalar jugadores ni de endeudarse. Es cierto que ya habíamos visto intercambios de jugadores entre clubes, como el de Zlatan Ibrahimovic y Samuel Eto´o más 46 millones en 2009, pero la gran diferencia es que esos 46 millones en unos meses ya no será posible ofrecerlos para muchos clubes.

El nuevo escenario que nos plantea el próximo mercado de fichajes va a ser completamente diferente a lo que estábamos acostumbrados. En los últimos mercados muchos fichajes se vieron frustrados precisamente por la falta de entendimiento en el aspecto económico, por lo que si hay buena voluntad por parte de los clubes podemos vivir unos meses de intensa actividad y movimiento de jugadores.

Los grandes traspasos, al menos en el próximo mercado, serán escasos por no decir nulos, y ante la falta de dinero los intercambios pueden ser un negocio beneficioso tanto para los clubes como para el propio jugador. El Coronavirus está cambiando la sociedad tal y como la conocíamos y debemos adaptarnos de forma temporal a esos cambios para ir recuperando la normalidad y salir del túnel cuanto antes.