LONDRES, 5 jul (Reuters) – La gigante de telecomunicaciones china Huawei tiene condiciones claras que cumplir para que Reino Unido continúe permitiendo su participación en el desarrollo de la infraestructura de telecomunicaciones 5G, dijo el domingo el ministro de Salud de Reino Unido, tras la publicación por parte de la prensa británica de que la empresa sería prohibida de participar en el proyecto.

Las autoridades están elaborando propuestas para detener la instalación de los equipos de Huawei Technologies en un plazo de seis meses, publicó el periódico Sunday Telegraph, revocando así una decisión tomada a principios de 2020.

Al preguntárselo sobre la publicación, el ministro de Salud Matt Hancock se negó a comentarlo específicamente pero dijo que la recomendación inicial siempre había sido condicional.

“No comentaré sobre filtraciones de ese tipo. Lo que puedo decir es que cuando presentamos un estudio provisional sobre esto a principios de año, hubo una serie de condiciones que deberían cumplirse”, dijo.

“Estoy seguro de que el Consejo de Seguridad Nacional examinará esas condiciones y tomará la decisión correcta al respecto, para asegurarse de que tenemos una infraestructura de telecomunicaciones fuerte… pero también segura”.

El primer ministro Boris Johnson, que en enero permitió a Huawei un papel limitado en el despliegue de la red 5G en Reino Unido, se ha enfrentado a una intensa presión por parte de Estados Unidos y algunos legisladores británicos para prohibir la participación del fabricante de equipos de telecomunicaciones por motivos de seguridad.

Johnson endureció su discurso sobre Huawei el martes, advirtiendo a China que protegería la infraestructura clave de “vendedores estatales hostiles”.

Los ministros también han señalado que las sanciones de los Estados Unidos probablemente tendrán repercusiones en la viabilidad de Huawei como proveedor de 5G.

La publicación del Sunday Telegraph dijo que el Centro Nacional de Seguridad Cibernética había cambiado sus recomendaciones sobre Huawei, ya que las sanciones obligarían a la empresa a utilizar tecnología no fiable.