CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Diego “El Cigala” viajó por primera vez a México hace más de 20 años, pero conocía el país desde mucho antes a través de la música que cantaba desde niño. Ahora el artista flamenco le entrega un regalo a la nación latinoamericana con algunas de las canciones más representativas de su cancionero en “Cigala canta a México”.

El álbum incluye 12 versiones de clásicos que van desde “Somos novios”, con el Mariachi Vargas de Tecalitlán, hasta “Bésame mucho”.

“Me encantaba porque tú sabes que es la canción que más versiones tiene en el planeta”, dijo El Cigala sobre el omnipresente tema de la compositora mexicana Consuelo Velázquez. “Pero yo creo que nunca se había dado al ritmo de guaguancó, muy salsero, muy cubano y con esa esencia flamenca de lo que somos nosotros”.

“Yo quería dejar constancia de eso”, agregó en una entrevista reciente por videollamada desde su casa en Punta Cana, República Dominicana. “‘Bésame mucho’ yo lo cantaba mucho en los tablaos flamencos de niño y ha habido grandes cantaores de flamenco que lo cantaban por bulerías. Era muy mítico”.

Entre otros temas, El Cigala logra una gran interpretación de “Se me olvidó otra vez” de Juan Gabriel y luce su voz en el bolero “Cenizas” de Wello Rivas. El álbum, lanzado la última semana de mayo, abre con la versión en mariachi de “Somos novios”, para la cual tuvo la venia del maestro Armando Manzanero.

“Tuvimos una charla yo y él”, contó El Cigala. “Me dijo, ‘¿tú sabes que el único tema que no es mío al 100%, que lo tengo compartido, es ‘Somos novios’?’”, agregó sobre el tema por el que Manzanero pasó por una batalla legal cuando fue traducido al inglés para que lo interpretara Elvis Presley en una versión titulada “It’s Impossible”.

“Cigala canta a México” fue producido por el catalán Jaime Calabuch “Jumitus”, con quien el cantaor también trabajó en su disco “Indestructible” de 2016. Jumitus le mandaba adelantos de la grabación y lo tenía emocionado, pero ver al mariachi en vivo en el estudio fue lo que terminó por desbordar a El Cigala.

“Empezamos a grabar ‘Somos novios’ y yo estaba desde fuera de la cabina y se me saltaban las lágrimas”, dijo. “Si ves el videoclip de ‘Somos novios’ verás al Mariachi Vargas y a mí que estamos en perfecta conjunción y estamos todos disfrutando de una manera loca”.

“Es fantástico. Me he encontrado con ellos como en mi casa, como si llevara cantando toda la vida, y era la primera vez que me ponía esa comunión, que hacíamos ese pacto de la música mexicana con el flamenco”, agregó.

Y “claro” que hubo tequila de por medio, recordó El Cigala, además de mucha comida típica mexicana.

“Me gusta mucho su gastronomía, me encantan esos tacos, esas arracheras, esas enchiladas”, dijo. “Me pongo hasta arriba de tacos al pastor y si es de un puestecito mejor… Me gusta mucho, mucho, mucho ese caldo de jugo de camarones. Es una locura. ¡Qué rico se come en México!”.

Su primer viaje al país fue hace más de 20 años, cuando llegó acompañado de una guitarra para presentarse en el Teatro de la Ciudad. En ese entonces todavía no comenzaba su exploración profunda de los ritmos latinos que lo han llevado al son cubano, el bolero y ahora el mariachi.

El álbum fue grabado en México en los estudios de Sony entre febrero y marzo, antes de que estallara la pandemia. Tenían planeado un concierto para mayo para estrenarlo en el Auditorio Nacional, con invitados estelares como el mismo Manzanero y Los Macorinos, que tocan la guitarra en “La media vuelta”, pero tuvo que ser pospuesto.

“Estaba padrísimo, estaba ya todo hecho pero esta pandemia, hija mía, nos ha llevado a todos a tener una pausa, respirar profundamente y esperar”, dijo El Cigala, quien ha aprovechado la cuarentena para pasar más tiempo con sus hijos más pequeños, de 3 y 2 años, producto de su segundo matrimonio. El artista tiene otros hijos de 25, 23 y 15 años.

“Después de la tormenta llega la calma y esperemos que sea así, porque nos hace falta al mundo concienciarnos más de que tenemos que cuidar este planeta y es real que nos ha dado un aviso muy grande, un susto muy grande y tenemos que tener más solidaridad con este mundo y estar más unidos, cosa que no estábamos, cada uno teníamos un egoísmo increíble”, concluyó.