Caracas, 22 sep (EFE).- El vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, pidió este martes a sus militantes que informen acerca de la presencia de personas con acento extranjero, pues aseguró tener información de supuestos actos para “generar violencia”.

“Informar inmediatamente (de) cualquier movimiento raro, de la llegada de personas que no sean de la calle, de llegada de personas que no sean de las comunidades, de personas que no tengan acento venezolano, que tengan acento extranjero”, reclamó Cabello en una rueda de prensa de su partido.

A continuación, aseguró que tiene “información precisa que parte de las instrucciones dadas a los lacayos”, nombre con el que se suele referir a parte de los opositores que, según él, responden a instrucciones de EE.UU, es “generar violencia” y “traer a Venezuela la violencia de Colombia”.

Venezuela es un país que, a lo largo del siglo XX, recibió a grandes olas de migrantes procedentes de Europa, países árabes y latinoamericanos en grandes cantidades, por lo que es muy frecuente escuchar acentos distintos del venezolano en las calles o establecimientos comerciales.

Entre estos, hay un alto número de colombianos cuya cifra nunca ha sido determinada con precisión, pero que el presidente Nicolás Maduro ha estimado en casi 5 millones.

Durante su intervención, Cabello, un militar retirado que no ocupa ningún puesto en el Ejecutivo, afirmó tener datos de “organismos de inteligencia que han detectado movimientos” que están dirigidos a “generar violencia” en “centros de la electricidad y centros del agua”, por lo que alertó a todos los miembros de la coalición electoral del Gran Polo Patriótico que encabeza el PSUV.

“Máxima alerta, a los compañeros jefes de la estructura del PSUV (…) es una instrucción que da el PSUV (…) alertarlos a estar de aquí al 6 de diciembre, a redoblar esfuerzos en cada una de nuestras calles y comunidades, informar inmediatamente de cualquier movimiento raro”, subrayó en referencia a la fecha en que está previsto que se celebren elecciones.

Al respecto, Cabello aseguró que depende de “la inteligencia social” y de su “organización política (…) estar pendiente de cada detalle”.

Para informar de estas personas sospechosas, explicó que hay “varias vías”, están “las vías del partido” o la de los cuadrantes de paz, nombre de unidades coordinadas de la Policía para garantizar la seguridad ciudadana.

“Cada movimiento raro en un sector debe ser informado de manera inmediata”, concluyó Cabello.

EFE

Cabello acusa a Colombia de muerte de militares venezolanos en zona limítrofe

El dirigente oficialista Diosdado Cabello acusó este martes al Gobierno colombiano de supuestamente estar detrás de la muerte de cuatro militares venezolanos que perecieron tras un combate registrado la semana pasada en una zona fronteriza que ambos países comparten.

“No tenemos duda de que el Gobierno colombiano está detrás de todo eso, la inteligencia colombiana”, dijo Cabello en una rueda de prensa al ser consultado sobre el operativo, del que Venezuela informó el domingo a través de un comunicado de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

El oficialista, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), aseguró que la FANB está desplegada en todo el territorio bajo “instrucciones precisas” del presidente Nicolás Maduro para “defender” la soberanía nacional.

“No tenemos duda, eso viene desde el Gobierno colombiano que abiertamente ha dicho que hay que cambiar al Gobierno de Venezuela”, insistió.

Cabello acusó directamente al mandatario colombiano, Iván Duque, al que tildó de “subpresidente”, de estar detrás de estos hechos.

“No vamos a permitir la guerra de Colombia, no la queremos aquí, eso es un problema de los colombianos (…) ellos han querido exportar su guerra a Venezuela, como exportan la cocaína de Colombia que la llevan al mundo entero”, agregó.

Cuatro militares venezolanos murieron en el combate con un grupo ilegal colombiano que no fue identificado y en el que fueron “neutralizados” tres campamentos, según la información suministrada por la FANB.

Los campamentos estaban ubicados en varios sectores del municipio José Antonio Páez del estado Apure, ubicado en plena frontera con Colombia y “desde donde operaban grupos estructurados de delincuencia organizada que se dedicaban al secuestro, extorsión, narcotráfico y otros ilícitos”, señala el escrito.

La información, firmada por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, no detalla de qué grupo formaban parte ni tampoco si murieron integrantes de esa banda colombiana, aunque medios locales de la zona informaron de, al menos, 15 fallecidos durante el enfrentamiento..

El estado Apure es limítrofe con el departamento colombiano de Arauca, uno de los grandes bastiones de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), a la que el Ejército colombiano ha acusado en varias ocasiones de atacarles desde ambos lados de la frontera.

Como resultado de la operación, agregó la información de la FANB, fueron detenidos cinco “terroristas”, a quienes incautaron cinco fusiles de asalto, tres pistolas automáticas, abundantes cartuchos de diferente calibre, uniformes camuflados, equipos audiovisuales y de telefonía, así como variados pertrechos de guerra.

Diversas fuentes de la zona, incluidos medios regionales, aseguran que la operación fue dirigida contra un grupo de disidentes de la antigua guerrilla de las FARC.

(c) Agencia EFE