Toronto (Canadá), 17 jun (EFE).- Los organizadores del Abierto de Canadá, la Copa Rogers, anunciaron este miércoles la cancelación del torneo que estaba previsto celebrarse en agosto a consecuencia de las medidas en vigor para minimizar la transmisión de COVID-19.

El torneo, que cada año alterna las sedes de los torneos masculinos y femeninos entre Toronto y Montreal, dijo que la próxima edición se celebrará en agosto de 2021.

Toronto será la sede del torneo masculino del 7 al 15 de agosto de 2021 mientras que Montreal celebrará la competición femenina el mismo mes del próximo año.

La ciudad de Montreal ya había señalado con anterioridad que el torneo femenino del Abierto de Canadá previsto este año no se celebraría por la pandemia.

Los organizadores dijeron en un comunicado que las medidas anunciadas por la ciudad de Toronto el 15 de mayo “no permiten que la federación de tenis de Canadá organice una competición frente a espectadores” ya que las autoridades de la principal urbe canadiense no concederán permisos para eventos con más de 25.000 espectadores hasta el 31 de agosto.

La federación canadiense consideró la celebración de la Copa Rogers a puerta cerrada pero dada la situación de la pandemia en Toronto, una de las ciudades de Canadá más afectadas por COVID-19, “este escenario todavía presenta varios riesgos y obstáculos”.

“Tras una detenida consideración, la federación de tenis de Canadá decidió que era preferible rechazar la idea”, afirmaron los organizadores.

El director gerente de la Copa Rogers, Gavin Ziv, declaró que “la organización de eventos a puerta cerrada es compleja y exige importantes protocolos sanitarios y operacionales. Estamos que para organizar y retransmitir tal torneo, sería necesario tener unas 450 personas”.

Ziv añadió que dado que los tenistas proceden de todos los rincones del planeta y el elevado número de personas necesarias para celebrar el torno, “el nivel de riesgo habría continuado siendo elevado”.

La federación canadiense también señaló que dado que ha asumido este año unas pérdidas de 17 millones de dólares canadienses (12,5 millones de dólares estadounidenses), “no puede permitirse aumentar este déficit”.

El presidente de la federación canadiense, Michael Downey, explicó que “no hay garantía de que un torneo a puerta cerrada mitigaría de forma significativa estas pérdidas”.

El Abierto de Canadá es una competición masculina Masters 1000 y un torneo femenino Premier 5 que se juega en superficie dura.

La última edición de la Copa Rogers, en 2019, fue ganada por el español Rafael Nadal, y la canadiense Bianca Andrescu.

(c) Agencia EFE