BOGOTÁ, 19 sep (Reuters) – El Secretario de Estado de Estados Unidos. Mike Pompeo, agradeció el sábado al presidente colombiano Iván Duque por su postura contra el presidente venezolano Nicolás Maduro y prometió mantener la ayuda de Washington para combatir el narcotráfico.

En la cuarta parada de su gira por Sudamérica, Pompeo dijo que la asociación entre Colombia y Estados Unidos es una fuerza para el bien en la región.

“Su apoyo brindado al presidente interino Juan Guiadó y por la transición democrática para una Venezuela soberana sin influencia maligna (…) es increíblemente valorado”, aseguró Pompeo en una declaración conjunta en la sede de la Presidencia de Colombia. “Usted es un verdadero líder para la región y representa la dignidad de todos los pueblos”.

Durante su gira por Sudamérica Pompeo aumentó la presión sobre Maduro, quien en su gestión ha hundido a la nación petrolera en una crisis política, económica y social, mientras que Estados Unidos lo acusa de vínculos con el narcotráfico y grupos terroristas para presionar su salida del poder.

A principios de esta semana un informe de investigadores de las Naciones Unidas encontró que el gobierno del mandatario socialista ha cometido violaciones sistemáticas de los derechos humanos, incluyendo asesinatos y torturas que constituyen crímenes contra la humanidad.

“La comunidad internacional tiene que actuar para que esta situación termine”, dijo por su parte Duque. “Tiene que parar el desangre” sostuvo el mandatario colombiano quien calificó de “insostenible” la situación en la vecina Venezuela.

Pompeo anunció que Estados Unidos está dispuesto a seguir ayudando a Colombia en la lucha contra el narcotráfico aportando su experiencia y recursos.

“Todos necesitamos hacer más para alcanzar la meta de reducir los cultivos de coca a la mitad, usted lo logrará y Estados Unidos está aquí para compartir su experiencia y aplaudimos todo el trabajo que usted ha hecho”, afirmó Pompeo.

Colombia enfrenta a una presión constante de Estados Unidos, el principal destino de la cocaína producida en el país sudamericano, para que reduzca el tamaño de los cultivos de coca, la materia prima de la droga.

Duque busca destruir 130.000 hectáreas de cultivos de coca este año, frente a las 100.000 en 2019, y contempla la posibilidad de reanudar las fumigaciones aéreas con el herbicida glifosato una vez cumpla los requisitos exigidos por un corte.

En 2019 la capacidad de producción de cocaína en Colombia aumentó un 1,5% hasta 1.137 toneladas métricas, según las Naciones Unidas, aunque el área sembrada con cultivos de coca se redujo a su nivel más bajo en seis años.

(Reporte de Luis Jaime Acosta y Oliver Griffin)/ Reuters