WASHINGTON (Reuters) – Estados Unidos está considerando volver a poner a Cuba en su lista de estados que patrocinan el terrorismo, dijo a Reuters el jueves un funcionario de alto rango, una medida que sería otro gran golpe para las relaciones cada vez más tensas entre Washington y La Habana.

Hay un “argumento convincente” de que Cuba debería volver a colocarse en la lista negra de Estados Unidos, en parte debido a su continuo respaldo al presidente venezolano Nicolás Maduro y el refugio que brinda a los líderes del Ejército de Liberación Nacional de Colombia, señaló el funcionario.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, no descartó que la decisión sobre Cuba se tome para fin de año.

En lo que posiblemente fue un paso preliminar, el Gobierno de Donald Trump dijo el miércoles que había vuelto a colocar a La Habana en una lista de países que no cooperan plenamente con sus esfuerzos para combatir el terrorismo, algo que la isla siempre ha negado.

Regresar a Cuba a la lista negra sería un nuevo retroceso en el descongelamiento de las relaciones entre Washington y La Habana logrado bajo el mandato del demócrata Barack Obama.