QUITO, 11 ago (Reuters) – Ecuador espera resolver en los próximos días una disputa comercial con China por rastros de coronavirus detectados en las paredes de un contenedor con camarón congelado que llevó al país asiático a suspender las importaciones de tres productores ecuatorianos, dijo el martes el ministro de Producción y Comercio Exterior.

La autoridad aduanera de China dijo el mes pasado que encontraron seis resultados positivos en muestras tomadas en los envíos de camarón de tres establecimientos ecuatorianos, aunque las aplicadas al producto y al empaque interno dieron negativo.

China dio luz verde a una de las tres empresas para reanudar las exportaciones y ambos países suscribieron un memorando de entendimiento para reforzar algunos de los protocolos de logística, dijo el ministro Iván Ontaneda, que agregó que los otros dos establecimientos deberían resolver el impase pronto.

“Estamos en la recta final para que los otros dos establecimientos también superen el impase”, dijo Ontaneda, quien supervisa la industria pesquera del país, en una entrevista telefónica con Reuters.

“Las inspecciones virtuales se cumplieron a satisfacción, con comentarios positivos de los estándares de calidad”, dijo.

Ecuador, uno de los principales productores mundiales de camarón, exportó cerca de 4.000 millones de dólares del producto en el 2019, de los cuales un 55% fueron ventas al mercado chino, según datos oficiales.

Una de las tres empresas, Industrial Pesquera Santa Priscila, remitió una carta a Reuters, que fue enviada el lunes a sus clientes, en la que informa que había recibido una resolución de las autoridades chinas levantando la suspensión.

“Es el primer establecimiento que ha logrado oficialmente cumplir con el requerimiento de la Aduana China, lo que representa un reconocimiento a las buenas prácticas Post-COVID 19 que estamos utilizando”, dijo el presidente de la empresa, Santiago Salem, quien suscribe la carta.

Las otras dos compañías no se pronunciaron de inmediato.

Ecuador, una nación exportadora de petróleo, ha sustentado sus ingresos durante la pandemia en sus exportaciones no petroleras.

Pero las ventas de camarón junto a otros productos no petroleros han caído entre junio y julio debido a los efectos de la pandemia en la economía mundial, al igual que las remesas de emigrantes, históricamente una fuente importante de divisas para Ecuador.

“Hoy tenemos simplemente casi a los ingresos de exportaciones no petroleras, esos ingresos hay que acelerarlos”, dijo Ontaneda.

Las medidas de distanciamiento social destinadas a controlar la pandemia le han costado a la economía del país andino unos 7.000 millones de dólares entre mediados de marzo y agosto debido a la disminución de la actividad industrial y comercial.

El Gobierno necesita de unos 4.000 millones de dólares para inyectar liquidez al sector productivo para su reactivación, concluyó Ontaneda.