Dormir y ver Netflix: los planes de Malala tras graduarse en Oxford

LONDRES, 19 jun (Reuters) – Es conocida en todo el mundo por su activismo para el acceso a la educación femenina, pero ahora la ganadora del Nobel de la Paz Malala Yousafzai, al igual que cualquier estudiante, solo espera dormir y ver películas tras terminar su licenciatura en la Universidad de Oxford.

Aunque las universidades británicas permanecen cerradas temporalmente debido a la pandemia de coronavirus, Yousafzai publicó fotos en las redes sociales que la mostraban celebrando con un pastel y globos, y cubierta de espuma, pintura y confeti, en línea con la tradición de los estudiantes de Oxford en el último día de sus exámenes finales.

“Es difícil expresar mi alegría y gratitud en este momento tras completar mi licenciatura en Filosofía, Política y Economía en Oxford. No sé lo que vendrá. Por ahora, será Netflix, leer y dormir”, dijo la joven paquistaní en sus cuentas de Twitter e Instagram.

Y como era de esperar, las felicitaciones se masificaron en las redes sociales.

“¡Felicitaciones, eres una inspiración!”, dijo la organización benéfica Oxfam, mientras que la estrella de Hollywood y Bollywood Priyanka Chopra Jonas, que tiene 54 millones de seguidores en Instagram, expresó: “¡Felicidades, Malala! ¡Esto es increíble!”.

Malala, de 22 años, sobrevivió a un balazo en la cabeza en un ataque de un talibán en 2012, en medio de sus esfuerzos para impedir que los fundamentalistas suníes nieguen el acceso a la educación a las mujeres.

Se hizo conocida siendo una niña de 11 años que escribía un blog para la BBC bajo un seudónimo sobre la experiencia de vivir bajo el gobierno talibán en Pakistán. Pero su vida cambió dramáticamente cuando un hombre armado abrió fuego contra Malala y dos compañeros de clase en un autobús.

Primero fue trasladada en un avión a un hospital de Pakistán y luego a una unidad de cuidados intensivos en Inglaterra, donde fue operada múltiples veces. Después de recuperarse, Yousafzai asistió a la escuela en Inglaterra, antes de acceder a Oxford.

A los 17 años, en 2014, Malala se convirtió en la persona más joven en recibir el Premio Nobel de la Paz por su defensa de la educación. A través de su fondo, también se ha convertido en un símbolo global de la resistencia de las mujeres frente a la represión.

“Como muchas de ustedes, la pandemia ha cambiado mucho mi último año de universidad”, escribió en una publicación para graduados, donde habló también sobre cómo sus hermanos seguían interrumpiendo sus estudios.

“Es difícil no pensar en todos los momentos que nos estamos perdiendo. Pero no nos perdimos lo más importante: nuestra educación”.