Los demócratas estadounidenses amenazan con perseguir la destitución del presidente Donald Trump por “obstrucción a la justicia”, pero dudan en lanzar este procedimiento, de naturaleza mucho más política que jurídica.

– ¿En qué consiste el procedimiento? –

La Constitución prevé que el Congreso puede destituir al presidente (o al vice, a los jueces federales…) en caso de “traición, corrupción u otros crímenes y delitos importantes).

El procedimiento se desarrolla en dos etapas.

Primero, la Cámara de Representantes vota, por mayoría simple, artículos de acusación que detallan los hechos reprochados al presidente. A eso se lo denomina por la palabra en inglés “impeachment”.

En caso de que el presidente sea formalmente acusado, la cámara alta del Congreso -el Senado- inicia el proceso.

Al término de los debates, los 100 senadores se pronuncian sobre cada artículo. Se requiere una mayoría de dos tercios para condenar al presidente. Si se reúne esa mayoría, la destitución es automática e irreversible. Si no se llega a los votos necesarios, el presidente es declarado inocente.