(Reuters) – Un destacado científico estadounidense dijo el miércoles que los gobiernos no deberían contar con que se desarrolle una vacuna exitosa contra el COVID-19 en el corto plazo cuando decidan si alivian las restricciones impuestas para frenar la pandemia.

William Haseltine, un innovador investigador de proyectos de cáncer, VIH/SIDA y genoma humano, señaló que el mejor enfoque ahora es manejar la enfermedad a través del rastreo cuidadoso de infecciones y medidas estrictas de aislamiento cada vez que comienza a propagarse.

Si bien podría desarrollarse una vacuna contra COVID-19, Haseltine dijo que “no contaría con ello”. Las vacunas para otros tipos de coronavirus no lograron proteger las membranas mucosas de la nariz donde el virus generalmente ingresa al cuerpo, explicó.

Incluso sin un tratamiento o vacuna eficaz, el virus puede controlarse identificando infecciones, encontrando personas que han estado expuestas y aislándolas, señaló Haseltine, quien instó a la gente a usar máscaras, lavarse las manos, limpiar superficies y mantener distancia de los demás.

El científico dijo que China y otros países asiáticos utilizaron esa estrategia con éxito, mientras que Estados Unidos y otras naciones no hicieron lo suficiente para “aislar por la fuerza” a todos los que estuvieron expuestos al virus.

Las pruebas de vacunas experimentales para el coronavirus en animales lograron reducir la carga viral en órganos como los pulmones, aunque las infecciones permanecieron, dijo.

    Para el tratamiento, los pacientes han recibido plasma rico en anticuerpos donado por personas que se recuperaron de COVID-19, y los fabricantes de medicamentos están trabajando para producir versiones refinadas y concentradas de ese suero.