La Habana, 17 abr (EFE).- Cuba reportó cuatro nuevas muertes por COVID-19, su mayor cifra de fallecimientos en un día, lo que eleva el conteo a 31 víctimas mortales hasta la fecha, en la que se confirmaron 61 nuevos casos del virus para un acumulado de 923 positivos, informó el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Los fallecidos son tres hombres cubanos de 76, 78 y 83 años y una mujer de 72. Todos fallecieron la víspera y padecían enfermedades crónicas o graves, entre ellas insuficiencia renal crónica y diabetes, explicó el director de Epidemiología del Minsap, Francisco Durán, en el parte diario televisado.

En hospitales cubanos permanecen 10 pacientes críticos y siete graves, mientras que por otro lado siguen en aumento las altas médicas, con 21 nuevos recuperados para un total de 192.

Los nuevos 61 positivos confirmados igualan el récord de contagios diarios alcanzado la semana pasada y mantienen la tendencia de las últimas jornadas, entre los 48 y los 58 casos.

Estos nuevos enfermos fueron detectados entre 1.480 pruebas PCR completadas la víspera, con lo que la isla ya acumula 23.317 estudios realizados desde el comienzo de la epidemia, a lo que se unen miles de test rápidos aplicados en todo el país.

De los contagiados, todos cubanos con edades entre los seis meses y los 100 años, 57 eran contactos de otros casos ya confirmados y en los cuatro restantes no se ha podido hallar de momento el origen de la infección.

Entre ellos hay 22 infectados en un “evento de trasmisión local” del virus localizado en una residencia de ancianos en la provincia central de Villa Clara, el primer reporte conocido en Cuba de un brote de la enfermedad en instalaciones de este tipo.

El director de Epidemiología del Minsap advirtió de que la mayoría (41) de los 61 nuevos positivos por COVID-19 se mostraban asintomáticos en el momento de someterse a las pruebas, por lo que insistió en la importancia de respetar las normas de distanciamiento social y declarar todos los posibles contactos.

Unas 2.734 personas permanecen aisladas en centros sanitarios y otras 7.373 están confinadas en sus hogares por ser contactos de posibles enfermos.

El acumulado de 923 positivos incluye a los 31 fallecidos, dos pacientes evacuados a sus países de origen, las altas hospitalarias y 681 pacientes con evolución clínica estable.

Aunque oficialmente Cuba esta todavía en fase pre-epidémica, en el país existe trasmisión autóctona limitada de COVID-19, por lo que el Gobierno decretó fuertes medidas como la suspensión del transporte público en toda la isla y el cierre temporal de los principales centros comerciales.

También se han cerrado escuelas, blindado fronteras, restringido actividades en sectores no imprescindibles, aplazado las pruebas de ingreso a la Educación Superior, suspendido eventos públicos y se han extremado las condiciones de aislamiento en puntos específicos del país donde se han detectado mayores focos de contagio.

De momento sigue sin decretarse el confinamiento domiciliario obligatorio, si bien las autoridades recomiendan a los cubanos salir de casa solo a lo imprescindible.

A pesar de que ha disminuido el tráfico de automóviles y personas en las principales avenidas, todavía hay muchas personas en las calles y según ha podido constatar Efe, en los comercios continúan las largas filas para adquirir los escasos alimentos y artículos de aseo normados.

(c) Agencia EFE