GDYNIA/NUEVA YORK/ÁMSTERDAM, 7 abr (Reuters) – El confinamiento de millones de personas en su hogares en todo el mundo por el coronavirus debería ser la perfecta receta para el éxito del mercado de las empresas de internet de reparto de comida a domicilio.

No obstante, destacados actores mundiales como Uber Eats y Just Eat -en proceso de adquisición por Takeaway.com- se han visto impactados por un doble revés: el cierre de los proveedores de los restaurantes y el hecho de que, ahora con más tiempo para cocinar en casa, parece que muchas personas han perdido el apetito por las entregas a domicilio.

Aunque muchos locales empezaron a ofrecer envíos a domicilio, impulsando la llegada de usuarios a esos servicios por internet, algunas de las mayores cadenas mundiales que usan estas aplicaciones, como McDonald’s y Wagamama, han cerrado por el momento en Reino Unido, entre otros países.

Datos de SimilarWeb, que hace un seguimiento de las descargas y el uso de apps en los teléfonos móviles y sitios web en mercados europeos clave, destacó la magnitud de la desaceleración en el continente ante la propagación de la pandemia y las órdenes gubernamentales de quedarse en casa.

En Francia, España y Reino Unido, Just Eat y Uber Eats sufrieron un descenso de su promedio de usuarios diarios de entre un 2% y un 23% en marzo, comparado con enero y febrero. Deliveroo también experimentó declives en Francia y España, aunque tuvo un pequeño aumento en Reino Unido, según los datos.

Las cifras contrastan con las alzas porcentuales de dobles dígitos en los volúmenes de envío de alimentos cuando la gente se apresuró a hacer acopio de productos antes de la cuarentena.

Asimismo, los datos ofrecen un vistazo al rápido cambio de los hábitos de pedido de comida y de cocina en casa por el virus, frenando una industria que iba creciendo a ritmo veloz.

Antes del virus, se esperaba que la industria europea, con un valor de unos 16.500 millones de dólares en ingresos, creciera un 10% anual en la próxima década, según Statistica.

Just Eat y Deliveroo declinaron comentar los datos. Un portavoz de Uber dijo que el impacto del virus ha variado mucho en toda Europa, pero que sí hubo grandes incrementos en la cantidad de restaurantes y tiendas que se sumaron a su app.

ASIA Y AMÉRICA

En otras partes del mundo, la situación es menos clara.

Takeaway.com ha visto señales tempranas en Asia de un repunte de la demanda tras un descenso en las primeras etapas del confinamiento, mientras que el servicio chino Meituan Dianping dijo la semana pasada que espera reportar una pérdida en el primer trimestre tras un desplome en los pedidos.

En Estados Unidos, Grubhub indicó que la demanda de pedidos parecía estar recuperándose en algunas áreas, pero que la situación era diferente en sitios como Nueva York, donde la bulliciosa escena de los restaurantes estaba muy afectada por las restricciones impuestas.

“Nueva York no va bien porque los residentes han huido, los restaurantes están cerrando y la gente tiene miedo”, afirmó el presidente ejecutivo de Grubhub, Matt Maloney. “En Seattle, la gente piensa que lo peor ha pasado y se siente algo más confiada. El resto es una mezcla de los dos”.

INCENTIVOS

Uber Eats, Grubhub, Delivery Hero y Just Eat Takeaway -cuya fusión está a la espera de la aprobación regulatoria en Reino Unido- han ofrecido incentivos a los restaurantes, incluida una rebaja de la comisión o de las tasas de reparto, así como la suma de nuevos miembros más rápidamente, para mejorar su flujo de caja y ayudarles durante la crisis.

Esto debería impulsar sus cifras de membresía a largo plazo, cuando mejoren los pedidos. Grubhub sumó más de 20.000 nuevos restaurantes en marzo, muy por encima de su récord mensual previo de 5.000, dijo Maloney. Deliveroo ganó 3.000 nuevos locales en Reino Unido el mes pasado, según un portavoz.

La pérdida de negocio ha obligado a algunos a adentrarse en nuevos mercados. Delivery Hero está llevando abarrotes a los clientes atrapados en casa y Uber Eats ha ampliado su oferta asociándose con supermercados como Carrefour.

Las ventas de abarrotes y de artículos de tiendas de conveniencia se han más que duplicado en algunas ciudades europeas, señaló el portavoz de Uber.

Delivery Hero ofrece gratis su servicio de abarrotes, intentando compensarlo con productos de consumo de alto margen, dijo a Reuters su presidente ejecutivo, Niklas Ostberg. Asimismo, afirmó que están ofreciendo servicios de compra personal en Arabia Saudita y algunos países de América Latina.

Analistas de Deutsche Bank calculan que estos movimientos apenas lograrán contrarrestar el descenso de pedidos, que esperan afecte a las comisiones en 2020 y reduzcan el crecimiento en la primera mitad.

“Aunque el brote del COVID-19 podría verse intuitivamente como beneficioso para los actores de reparto de comida por internet, con millones de personas confinadas, concluimos que no es el caso”, dijeron esta semana en una nota de análisis.

El mayor temor es que, cuando se alivien las restricciones y empiecen a reabrir los restaurantes, el negocio no repunte tan rápidamente como sería deseable. El apriete del cinturón por los despidos podría afectar al poder adquisitivo de los hogares. Y algunos restaurantes no sobrevivirán.