El Bayern Múnich no levanta cabeza. Este sábado perdió como local 3-0 ante el Borussia Monchengladbach. El colombiano James Rodríguez fue titular y jugó todo el encuentro, pero su equipo no se supo reponer y con la derrota cayó al quinto lugar de la Bundesliga.

El partido de este sábado demostró que los dirigidos por Niko Kovac pasan por un mal momento futbolístico.

Ya son cuatro partidos consecutivos sin conocer la victoria, tres en la Bundesliga y uno en la Liga de Campeones. Además de los resultados en los últimos días se han sumado rumores sobre problemas en el vestuario. Sobre todo los que involucran a James en contra del entrenador croata.

El Bayern, que había ganado sus siete primeros partidos oficiales antes de entrar en la actual crisis, se mostró inseguro y falto de ideas y el visitante no perdonó y, de paso, saltó a la segunda posición de la Bundesliga, con tres puntos menos que el líder Borussia Dortmund.

El rival de este sábado marcó con su primera llegada a puerta, con un remate raso desde fuera del área del francés Alassan Plea en el minuto 10, lo que pareció aumentar las inseguridades del Bayern que, aunque tenía la pelota, no lograba la fórmula para generar jugadas de peligro.

Lars Stind aumentó la cuenta en el minuto 16 en una jugada que se inició con una pérdida de balón de Thiago Alcántara cerca del área.

Con dos llegadas y dos goles, el Gladbach tenía una efectividad del 100 por ciento mientras que el Bayern se hundía en una posesión de balón estéril.

Los balones al área solían ser ganados por los defensas del Gladbach. Por las bandas había poco desborde y, por el centro, los caminos para el Bayern estaban cerrados por la defensa contraria.

El Bayern se fue al descanso tras haber generado sólo dos ocasiones, un centro de David Alaba desde la izquierda que le cayó a Arjen Robben, quien remató desde una posición incómoda y otra de Robert Lewandowski, en el minuto 35, pero que no representó mayor peligro.

El juego del Bayern era lento, sin cambios de ritmo que pudieran sorprender al contrario y sin suficiente profundidad y lleno de pases que no llegaban a su destino.

Kovac quiso potenciar el juego por las bandas con el ingreso de Franck Ribery y Serge Gnabry por Thomas Müller y Robben y haciendo que James pasara al centro. Los frutos fueron escasos y el visitante siguió teniendo el control del compromiso. La salida de David Alaba por lesión complicó aún más las cosas

Al final, en el 87, llegó el tercer gol, marcado por Patrick Hermmann tras rematar de volea un saque de esquina dentro del área.