Así, a la pregunta cómo hacer un podcast, te contestamos en este artículo. Ya te adelantamos que una vez que aprendes, luego ya es solo planificarte bien y destinar tiempo a grabarlo.

Antes de empezar a grabar tu primer episodio, necesitas hacer una buena planificación y preproducción. A continuación, te contamos otros factores a considerar.

Tema

Aquí tienes libertad para elegir. Puedes cubrir una gran variedad de temas o ser específico y enfocarte en un campo. De cualquier manera, la regla general es encontrar un tema que te interese y que se ajuste a los objetivos de tu programa.

Cuanto más apasionado y conocedor seas de un tema o idea, más divertido será, lo que a su vez, hará que tu programa sea más entretenido para escuchar. A medida que pasa el tiempo, si tienes ganas de expandir (o reducir) tu tema a medida que tu podcast evoluciona y crece, ¡hazlo! Pero en las primeras etapas, asegúrate de atenerte a él, ya que te mantendrá concentrado. Aquí tienes algunos de los mejores podcasts con los que inspirarte.

Duración y formato del episodio

¿Cuánto tiempo quieres que dure tu podcast? La mayoría de los podcasts no superan los 60 minutos, ya que más duración suele ser demasiada para el oyente medio. Además, ten en cuenta la extensión de cualquier recurso que vayas a incluir, como canciones o una introducción pregrabada, y ejecuta un temporizador para cada sección con el fin de garantizar la máxima precisión. El tiempo no tiene que ser exacto en todos los episodios, pero debería ser aproximado.

Guion

Una vez que hayas elegido el tema y tengas una idea general para el formato de tu programa, el siguiente paso es escribirlo. Sí, así es, escríbelo. Incluso si planeas improvisar tus conversaciones, como la mayoría de los podcasts, es una buena idea tener un esquema general para mantenerte en el buen camino. Esto es especialmente importante si vas a tener múltiples secciones durante tu show. Tener un guion o esquema hará que las transiciones entre secciones se sientan más naturales y elegantes, y asegurará que te mantengas dentro de tu límite de tiempo total.

Programación

¿Con qué frecuencia se emitirán nuevos episodios en tu podcast? Semanal o quincenal tiende a ser la norma en la mayoría de los programas, aunque otros se emiten mensualmente o incluso con menos frecuencia.

EQUIPO DE PODCASTING

cómo hacer un podcast
cómo hacer un podcast

En el equipo es donde vas a invertir más dinero. Los aspectos creativos del espectáculo, es decir, la planificación, la escritura y la interpretación, son solo una parte de la ecuación; la otra es el aspecto técnico. Los micrófonos, los audífonos, un mezclador y el software de grabación son los elementos básicos que necesitarás, pero hay otros equipos adicionales que puedes incluir en tu configuración para mejorar tu experiencia de grabación y garantizar la mejor calidad de sonido posible.

Software de grabación

Mientras que podrías optar por programas de grabación de gama alta como Pro Tools, hay varias opciones gratuitas con buena reputación. Por ejemplo, Audacity, que es un programa de edición y grabación de código abierto compatible con la mayoría de los sistemas operativos y funciona bien para principiantes. Con este software podrás grabar audio en vivo directamente en la aplicación, e importar varios archivos de audio diferentes, incluyendo MP3 y WAV. Y ofrece opciones de recuperación en caso de que el sistema se bloquee. Acoustica Basic Edition es otra opción gratuita, y proporciona grabación y edición de audio dentro de una interfaz bien diseñada. Sin embargo, tendrás que pagar más por la edición multipista y otras funciones avanzadas.

Micrófono(s) USB

En realidad, los podcasters deberían considerar la compra de un micrófono externo. Los micrófonos USB, como el CAD 37 y el Fifine USB Plug & Play, se conectan directamente a tu computadora e interactúan con el software de grabación, ofreciendo así un sonido superior y una mayor flexibilidad que el micrófono incorporado de tu PC.

Además, asegúrate de comprar el número correcto de micrófonos para tu programa, ya que querrás que a todos los miembros del equipo se les escuche alto y claro. Y si vas a usar una consola mezcladora, asegúrate de comprar micrófonos que puedan conectarse a ella. No todos los mezcladores soportan micrófonos USB, y no todos los micrófonos funcionan con conectores de micrófono estándar.

Mezclador

Los podcasters aficionados no necesitan necesariamente comprar un mezclador, ya que cualquier software de grabación que valga la pena permite a los usuarios grabar directamente su voz y almacenarla como un archivo de audio.

Sin embargo, los mezcladores a menudo ofrecen otros beneficios que no se pueden encontrar en ninguna otra parte, como un mayor control y efectos. Un mezclador es valioso, por ejemplo, si deseas incluir música o clips de películas en tu podcast o si estás utilizando varios micrófonos.

Audífonos

No tienen que ser elegantes; todo lo que necesitas es un par de audífonos decentes para que puedas escucharte a ti mismo y a cualquier invitado que puedas tener en el programa. Sin embargo, si estás utilizando un mezclador, esto se convierte en un requisito, ya que necesitarás tener audífonos para poder ajustar correctamente los canales de audio.

Después de todo, no se puede hacer mucho en el montaje de postproducción. Afortunadamente, los mejores audífonos inalámbricos tienen un gran sonido y también son cómodos.

Filtro anti pop

¿Has oído hablar del término “explosivos reventados”? Bueno, si no lo has hecho, se refiere al molesto pop que a menudo escuchas en un micrófono cuando alguien golpea las consonantes.

Afortunadamente, los filtros anti pop son una forma económica de disminuir los sonidos explosivos que son comunes entre las transmisiones de voz esporádicas. Hay un montón de ofertas, desde la genérica de DragonPad hasta el filtro de sujeción de Nady, cada uno de los cuales está diseñado para erradicar el repentino estallido de la presión atmosférica y la molesta respuesta que se produce cuando se dicen palabras con las letras “P” y “B”.

GRABACIÓN Y EDICIÓN

cómo hacer un podcast
cómo hacer un podcast

Una vez que hayas obtenido el equipo adecuado, estarás listo para comenzar a grabar. Después, puedes pasar a la postproducción y el montaje.

Grabación

Aquí es donde toda tu preparación y trabajo duro vale la pena. Si estás empezando, no te preocupes demasiado por ejecutar el espectáculo perfecto desde el principio. Como ya hemos comentado anteriormente, hay mucho que considerar, tanto desde el punto de vista técnico como creativo.

Si te encuentras con obstáculos, no te asustes y ten en cuenta el hecho de que incluso los profesionales tienen que solucionar problemas de vez en cuando. Y cuando tu primera grabación esté completa, tendrás un archivo de audio para tu episodio piloto. Sin embargo, no es realmente un podcast hasta que está en línea y disponible para el público.

Postproducción

No solo es aplicable a los podcasters que mezclan interfaces para crear grabaciones multipista, la edición de postproducción es la clave para casi todos los podcasts. Sin embargo, lleva tiempo aprender a editar magistralmente, así que no te preocupes si no puedes llevar a cabo algunos de los procedimientos más avanzados al principio.

En lo que respecta a los aspectos básicos, deberás asegurarte de que tus niveles vocales sean aproximadamente los mismos para cada orador y trabajar para reducir el espacio muerto entre las frases. Si tienes otros componentes de audio, como efectos de sonido variados y música de fondo, asegúrate de que esos niveles sean lo suficientemente bajos para que puedas seguir escuchando a los altavoces.

También puedes trabajar para recortar el archivo a una determinada longitud o ajustar la velocidad de bits y otras facetas de audio. La edición merece un tutorial por sí sola, pero para la mayoría de los podcasters ocasionales, la mayor parte de ella puede realizarse sin necesidad de emplear un software costoso o mucho tiempo.

Subida a un sitio host

No tiene sentido un podcast si no tienes la intención de compartirlo con otros. Para ello, debes alojar el archivo de audio resultante en algún lugar en línea, antes de enlazarlo con el archivo desde otro lugar. Hay muchas maneras de hospedar tu podcast, aunque algunas son mejores que otras.

Los sitios web como WordPress y Blogger proporcionan un medio gratuito y sencillo para alojar archivos de audio, pero son limitados en términos de flexibilidad y muestran una falta general de control. HostGator, aunque es más complicado, ofrece características más avanzadas y un dominio a un precio relativamente bajo.

Sin embargo, si lo subes con WordPress, el sitio agregará automáticamente el fichero RSS2 cuando agregues un enlace a tu archivo de audio, lo que hace posible su uso como podcast. Subir tu archivo de audio creará la etiqueta necesaria para el fichero RSS2 y podrás generar tu feed XML.

Indexación

Técnicamente, los podcasts son archivos XML que indexan los archivos MP3 y los metadatos que representan cada episodio. Asegúrate de seguir las especificaciones de podcast de Apple para obtener los mejores resultados.

Luego, una vez que tu archivo XML esté en línea, usa un validador de RSS como feedvalidator.org para asegurarse de que no cometiste ningún error antes de enviar tu feed a la tienda de iTunes. No olvides enviar tu programa a otras plataformas de podcast, como Google Music, Stitcher y SoundCloud.