CUDAHY, California, EE.UU. (AP) — El combustible arrojado el martes por un avión de pasajeros que regresaba de emergencia al aeropuerto internacional de Los Ángeles debido a un problema en un motor cayó en varias escuelas, donde causó irritaciones leves a 56 menores y adultos, dijeron las autoridades.

El incidente ocurrió alrededor del mediodía en la ciudad de Cudahy y en partes cercanas del condado Los Ángeles, a unos 21 kilómetros (13 millas) al este del aeropuerto.

La nube de combustible descendió sobre cinco escuelas primarias, pero todas las lesiones fueron menores y nadie fue llevado al hospital, dijo el inspector de bomberos de Los Ángeles, Sky Cornell. No se ordenaron evacuaciones.

“Es una buena señal”, dijo Cornell.

Todo el combustible se evaporó rápidamente y nada inflamable queda en el aire o el suelo, añadió.

Las personas fueron tratadas con agua y jabón, dijo el inspector de bomberos Henry Narvaez.

Delta Air Lines dijo en un comunicado que el Vuelo 89 “experimentó un problema en un motor que obligó al aparato a regresar rápidamente a LAX. El avión aterrizó a salvo después de la liberación de combustible, la cual es requerida como parte del procedimiento normal para tener un peso seguro en el aterrizaje”.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos dijo en un comunicado que el vuelo 89 de Delta Air Lines con destino a Shanghai, China, anunció una emergencia tras el despegue del aeropuerto internacional de Los Ángeles, regresó y aterrizó sin contratiempos.