“Esto es coherente con el Reglamento de aviación de Canadá, que […] prohíbe a cualquier persona actuar como miembro de la tripulación de la aeronave, controlador de tráfico aéreo o especialista en control de tráfico aéreo o “dar información de vuelo si usa o está bajo la influencia de un medicamento que debilita sus capacidades hasta el punto en que la seguridad de la aviación se ve comprometida”, dice un comunicado de prensa de Transport Canada.

Esta directiva entró en vigencia oficialmente el lunes 3 de junio, dijo el jueves Delphine Denis, secretaria de prensa de la oficina del ministro de Transporte, Marc Garneau.

La directiva de Transport Canada es adicional a la de otros departamentos y agencias gubernamentales, como el Departamento de Defensa Nacional y la Real Policía Montada de Canadá, que han adoptado normas similares tras la legalización del cannabis el 17 de octubre pasado.

La nueva reglamentación tampoco impide que los empleadores sean aún más duros con su personal, “no prohíbe que los operadores aéreos impongan restricciones más estrictas a sus empleados”, dice la declaración.