TORONTO, 12 Septiembre (Reuters) – Canadá reportó cero muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas por primera vez desde el 15 de marzo, según datos de la agencia de salud pública publicados el viernes por la noche.

El número de muertos en Canadá por la pandemia era de 9.163 al 11 de septiembre, el mismo número de muertes reportadas el 10 de septiembre, mostraron datos del gobierno. El número de casos positivos aumentó en 702 a 135.626 el 11 de septiembre con respecto al día anterior, mostraron los datos.

Con la mayoría de las provincias reduciendo las restricciones de encierro y a medida que las escuelas vuelven a abrir para clases presenciales, las infecciones de Canadá han experimentado un leve repunte en los últimos días. Las autoridades han estado en alerta máxima para evitar nuevos brotes, y las provincias, incluida Columbia Británica, han impuesto nuevas restricciones para hacer frente a la propagación del virus.

Aún así, la situación de Canadá parece relativamente saludable en comparación con su vecino del sur. Al otro lado de la frontera de Estados Unidos, más de 190.000 personas han muerto a causa de la pandemia y más de 6,38 millones de personas han sido infectadas.

La experiencia de Canadá al lidiar con el SARS, o síndrome respiratorio agudo severo, ayudó a los funcionarios de salud a estar mejor preparados. El SARS mató a 44 personas en Canadá, el único país fuera de Asia que informó muertes por ese brote en 2002-2003.

El primer caso registrado de coronavirus en Canadá fue en Toronto, el 25 de enero. Tanto Ontario, la provincia más poblada del país, como la vecina Quebec se convirtieron en los puntos calientes de las infecciones por COVID-19.

Ambas provincias lucharon con brotes en hogares de cuidados a largo plazo. La primera muerte por COVID-19 en Canadá se informó el 9 de marzo en un centro de atención a largo plazo de Columbia Británica.

Cuando los casos de COVID-19 comenzaron a aumentar a mediados de marzo, Canadá cerró sus fronteras internacionales a todos los ciudadanos extranjeros y aumentó las pruebas en un esfuerzo por aislar a los pacientes infectados. Ontario y Alberta enfrentaron brotes entre trabajadores extranjeros temporales en granjas y plantas de procesamiento de carne, lo que retrasó la reapertura en ciertas regiones.