El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, se refirió hoy al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, como un “ejemplo” y dijo que la asociación que ambos pretenden impulsar buscará hermanad a los dos países.

Fue con mucha alegría, satisfacción y honra que hoy conocí a un hombre que, para mí, es un ejemplo de patriotismo, de abnegación y de trabajo por su pueblo. Un capitán (del Ejército) como yo, con una historia que sirve de ejemplo para todo ciudadano de bien”, afirmó el líder brasileño en un pronunciamiento en una sinagoga en Río de Janeiro a la que acompañó a Netanyahu.

Bolsonaro, que anunció este viernes tras un primer encuentro con Netanyahu que ambos países negociarán una alianza estratégica para cooperar en diferentes áreas, afirmó que tales acuerdos convertirán a Brasil e Israel no sólo en socios sino en hermanos.

“En los últimos años, para estimular al pueblo brasileño y mostrarle que tenemos todas las condiciones para tener éxito, siempre citaba el ejemplo de Israel y decía: miren lo que (Israel) no tiene y vean lo que hoy es, y miren ahora a Brasil y vean lo que tenemos y lo que no somos”, afirmó el capitán de la reserva del Ejército brasileño.

De acuerdo con Bolsonaro, lo que le falta a Brasil para tener éxito como Israel es aproximarnos a buenos países, buscar asociaciones y acuerdos con ellos. Con Israel seremos más que buenos socios, seremos hermanos.

El presidente electo afirmó que la visita de Netanyahu a Brasil es histórica no solo por tratarse de la primera de un primer ministro israelí al país sino porque marcará el inicio de una inédita aproximación.

Agregó que Brasil quiere aproximarse no sólo a Israel sino también a otros países, entre los que citó Estados Unidos, “que tienen una ideología parecida con la nuestra.

Bolsonaro también se ha referido al presidente Donald Trump como un ejemplo y ha anunciado su intención de aproximar Brasil a Estados Unidos tras los 13 años de Gobierno del socialista Partido de los Trabajadores (PT) que privilegió las relaciones con países del hemisferio sur.

Tras un encuentro privado en una instalación militar en Río de Janeiro, que después fue ampliado para la participación de algunos de los futuros ministros brasileños, Bolsonaro y Netanyahu anunciaron el inicio de una asociación estratégica entre ambos países para cooperar en áreas como tecnología, economía, defensa, agricultura, seguridad y agua.

Invitado por Netanyahu, el presidente electo anunció una visita a Israel antes de marzo próximo acompañado por una importante comitiva y ya como presidente en ejercicio para poner en práctica la anunciada asociación.

Bolsonaro ha manifestado interés en tecnologías israelíes para desalinizar agua, producir alimentos en áreas áridas y equipos de seguridad y vigilancia, entre otros.

El primer ministro de Israel mantuvo su viaje de cinco días a Brasil, en el que asistirá el próximo martes a la investidura de Bolsonaro, pese a la crisis política que enfrenta su país y que lo obligó a anticipar las elecciones, para retribuir el interés del ultraderechista, que desde su campaña prometió un acercamiento a Israel y hasta trasladar la embajada brasileña en ese país desde Tel Aviv hasta Jerusalén como ya lo hizo Estados Unidos.