BRASILIA, 1 jun (Reuters) – El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo a sus partidarios el lunes que deberían cancelar las protestas contra el Supremo Tribunal Federal el próximo fin de semana, después de que las últimas manifestaciones desencadenaran enfrentamientos violentos.

“Dejen las cosas tranquilas el domingo”, dijo el presidente de derecha, refiriéndose a las protestas, a las puertas de su residencia oficial, el día después de que saludó a sus partidarios a caballo en un mitin.

Los críticos de Bolsonaro lo culpan de socavar la democracia al respaldar protestas casi semanales contra el máximo tribunal, que autorizó una investigación sobre el presidente por presuntamente interferir con los nombramientos de la policía por motivos personales.

En manifestaciones en Brasilia, Sao Paulo y otras grandes ciudades el domingo, sus partidarios instaron a los militares a intervenir y cerrar el Congreso y la corte suprema.

Los manifestantes anti-Bolsonaro que protestaban contra lo que dijeron que es “fascismo” que amenaza el sistema democrático se enfrentaron con la policía en Sao Paulo, arrojando piedras a los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos.

Bolsonaro dijo que no tuvo ningún papel en organizar las protestas. “No coordino nada, solo asisto”, señaló.

La confrontación entre Bolsonaro y la corte empujó a Brasil a una crisis política en medio del segundo peor brote de coronavirus del mundo que paralizó la economía más grande de América Latina.