RED BLUFF, California, EE.UU. (AP) — Dos personas murieron y al menos cuatro que resultaron heridas se encontraban en buen estado en un hospital después de que un hombre ingresara con su vehículo en un centro de distribución y comenzara a disparar contra la gente el sábado.

Los dos fallecidos y los cuatro heridos fueron trasladados al Hospital de la Comunidad St. Elizabeth en Red Bluff, informó la portavoz Allison Hendrickson a The Associated Press. Declinó brindar mayores detalles.

El hombre abrió fuego con un “arma tipo AR” alrededor de las 3:30 de la tarde en el centro de distribución de Walmart al sur de Red Bluff, indicaron los encargados de las telecomunicaciones de emergencia al periódico Record-Searchlight.

Policías de Red Bluff balearon al presunto atacante, dijo la estación KHSL. Según versiones, fue sometido a cirugía y se desconoce su estado de salud.

Agentes de la oficina del sheriff del condado Tehama afirmaron que el atacante dio cuatro vueltas al estacionamiento antes de estrellar su vehículo contra el edificio y abrir fuego con un arma larga semiautomático, dijo el sheriff adjunto, Phil Johnston, al periódico.

Agregó que las autoridades no han determinado aún si este incidente está relacionado con otrosimilar ocurrido antes durante el día en la localidad cercana de Shingletown, en California, en el que hubo tres muertos. “Es posible, pero no lo hemos confirmado”, afirmo Johnston.

También hubo fuego en el lugar y el sospechoso al parecer arremetió con su vehículo en el edificio, según las fuentes. Había unos 200 trabajadores en las instalaciones, algunos de los cuales se encerraron en un cuarto, dijeron trabajadores del lugar a la televisora KHSL TV.

El sospechoso se desplazaba en un vehículo blanco que ingresó en la instalación, según el diario Sacramento Bee. El agresor se encontraba en la mitad del estacionamiento, afirmaron los encargados de las telecomunicaciones de emergencia.

El sospechoso fue baleado en el pecho alrededor de las 3:45 de la tarde, dijeron las fuentes al periódico.

Scott Thammakhanty, empleado en el centro de recepción del lugar, dijo haber escuchado los disparos de un arma semiautomática del agresor.

“Continuaba y continuaba, ni siquiera sé cuántas veces disparó”, señaló Thammakhanty. “Sólo sé que fueron muchas veces”.

Thammakhanty dijo al periódico que desconocía la identidad del sujeto.

Otro de los empleados, Franklin Lister, de 51 años, dijo al The New York Times, que acababa de entrar a trabajar cuando un compañero corría por un pasillo gritando: “¡disparos! ¡Atacante activo disparando!”

Vince Krick dijo a Record-Searchlight que su esposa e hijo trabajan en el lugar. Resultaron ilesos, pero Krick esperaba en el centro de distribución para reunirse con ellos.

“Todo fue loco, porque, vean, uno no puede hacer nada”, declaró Krick. El hombre iba a recoger a su esposa cuando vio las llamas. Su esposa avisó por mensaje de texto que se encontraba bien, pero le dijo que no se dirigiera a la entrada principal, según el periódico.

Los encargados de las telecomunicaciones de emergencia dijeron al periódico Record-Searchlight que al menos una mujer fue baleada. Un hombre dijo que el agresor le pasó por encima de una pierna con el vehículo cuando arremetió contra la tienda, pero dice no tener la certeza de si el atacante fue abatido a tiros, según los encargados.

El portavoz de Walmart, Scott Pope, dijo al Record-Searchlight que la compañía esta “enterada de la situación” y trabaja con la policía.

“No tenemos ninguna información adicional que compartir en este momento”, dijo Pope.

Redd Bluff es una ciudad de unos 14.000 habitantes a unos 210 kilómetros (131 millas) al norte de Sacramento, California.