BUENOS AIRES (AP) — Familiares de víctimas de femicidios, activistas a favor de la despenalización del aborto, mujeres desempleadas contra el ajuste económico y las jóvenes se mezclaron el lunes en multitudinarias marchas en toda Argentina con motivo del cuarto aniversario del movimiento feminista “Ni una menos” contra la violencia machista.

Buenos Aires fue el epicentro de la marcha más concurrida con varios miles, principalmente mujeres, que caminaron desde el Congreso hacia la histórica Plaza de Mayo, un recorrido inverso al 3 de junio de 2015 cuando el asesinato de una adolescente embarazada a golpes por su novio detonó una movilización callejera espontánea sin precedentes.

Cuatro años después “Ni una Menos” no perdió fuerza y hasta se exportó a otros países de América Latina. Pero actualmente sus consignas exceden el reclamo contra la violencia de género.

“En estos cuatro años hemos conquistado cada vez mayor masividad, cada vez estamos más organizadas”, dijo a la Associated Press Verónica Gago, doctora en Ciencias Sociales y activista del colectivo Ni una menos.

“Lo que hemos logrado en estos años es un diagnóstico muy complejo de las violencias que ya no pueden confinarse a la violencia doméstica de las cuales las mujeres son víctimas. Hemos roto ese lugar de victimización, que es el lugar en el que nos quieren encasillar. Y ha emergido una pluralidad de sujetos en lucha con la capacidad de conectar conflictividades bien diversas”, consideró.

Medio centenar de artistas de distintas edades, vestidas de rojo y golpeando sus tambores marcaba el paso de activistas de diversas organizaciones políticas, sindicales, feministas y estudiantiles, entre otras, con reclamos que iban desde denunciar la violencia económica por la crisis y la inflación; sanción en el Congreso de la ley que despenaliza el aborto y un rol más activo del Estado para frenar la violencia machista.

Si bien a partir de la primera marcha de Ni una Menos en 2015 la sociedad argentina dio mayor relevancia al flagelo de la violencia contra las mujeres, la cifra de femicidios no descendió.

Según el Informe de Femicidios de la Justicia de la Corte Suprema, en 2018 se registraron 278 víctimas por violencia de género; de ese total, 255 fueron feminicidios y cuatro travesticidios/transfemicidios, mientras que 23 consistieron en femicidios vinculados o personas allegadas a la víctima –como niños o niñas– que también fueron asesinadas.

Estas cifras suponen un leve aumento respecto a 2017, cuando se registraron 273 víctimas a causa de la violencia perpetrada por hombres, siendo 251 las mujeres contabilizadas como víctimas directas.

Por otro lado, la Oficina de Violencia Doméstica, dependiente de la Corte Suprema, informó que en el primer trimestre de 2019 aumentó en 19% la cantidad de denuncias de mujeres mayores de 14 años afectadas por hechos de violencia respecto al mismo periodo del año anterior. En total, 2.518 mujeres requirieron asistencia.

El 89% de las personas denunciadas fueron de sexo masculino. En el 72% de los casos existía un vínculo de pareja entre la persona afectada y la denunciada.

Asociaciones civiles que realizan sus propias mediciones a partir de denuncias e informaciones publicadas en la prensa señalaron que la violencia de género no ha mermado en el año en curso.

El Observatorio de las Violencias de Género “Ahora Que Sí Nos Ven” indicó que desde el 3 de junio del 2015 hasta el 20 de mayo del 2019 se produjeron 1.193 asesinatos a causa de la violencia de género y, en promedio, se registró un femicidio cada 29 horas.

Entre los asistentes a estaban los padres de Carla Soggiu, una mujer que apareció muerta en un río en enero de este año luego de denunciar a su ex pareja por violencia de género. Había activado en tres ocasiones en botón anti-pánico antes de desaparecer.

“Da más fuerzas estar acá, recién nos encontramos con una mamá que perdió a su hija. Y es compartir el dolor y sanarnos juntos. Tenemos que tomar conciencia verdadera de que estas cosas no deben ocurrir más”, afirmó Walter Soggiu. “Tiene que haber más contención. Cuando una chica va la comisaría a hacer una denuncia está más expuesta que antes. Ahí tiene que articular el Estado”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here