Argentina: Allanan el departamento de Cristina Kirchner

La policía y los peritos ingresan al domicilio de Cristina Kirchner para comenzar con el allanamientoFuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia

Los peritos de la Policía Federal ingresaron al edificio acompañados por varios testigos. Portaban bolsos y valijas con instrumentos técnicos.

Tras recibir la autorización del Senado, el magistrado dispuso allanar en simultáneo, a las 12.30, los tres domicilios de la ex presidenta, acusada de ser la jefa de una asociación ilícita en la causa por los cuadernos de las coimas.

Tras recibir la autorización del Senado, el magistrado dispuso allanar en simultáneo, a las 12.30, los tres domicilios de la ex presidenta, acusada de ser la jefa de una asociación ilícita en la causa por los cuadernos de las coimas.

Finalmente, la Cámara alta autorizó el procedimiento sin condicionamientos y solo especificó que el procedimiento deberá guardar “decoro” y “tutelar las garantías constitucionales, particularmente el derecho a la intimidad”, en virtud de que “se trata de una senadora que fue dos veces presidenta de la República”.

Un grupo de militantes acompañó la sesión con una vigilia en la esquina de la calle Juncal y Uruguay, frente al domicilio de Cristina. Esta mañana la mayoría de los seguidores de la expresidenta se habían retirado del lugar. Solo quedaban los carteles de apoyo pegados en las paredes del edificio

Móvil desde Río Gallegos ante un inminente allanamiento de las propiedades de Cristina Kirchner

Frente al edificio, el tránsito circulaba con normalidad esta mañana y el clima general es de calma expectante, rota muy de vez en cuando por algún automovilista que, al pasar, grita alguna consigna a favor o en contra de la ex mandataria.

En las paredes del comercio que se encuentra debajo del domicilio de la expresidenta quedan los carteles que ayer pegaron los militantes que se acercaron a apoyarla. “El flan casero da arcada”, “Fuerza Cristina” y “Con Cristina no se jode”, rezan.

“Vine para apoyar a Cristina. Ayer en el Senado estuvo brillante y yo le creo. Las cosas están en manos de la Justicia y hay que dejar que haga su trabajo”, dijo Miguel Brizuela, uno de los militantes que se acercaron a la esquina de Juncal y Uruguay. “La plata que el juez busca está en Arsat, en INVAP y en los científicos repatriados por el Conicet”, ironiza.

“Bonadio debería venir”

Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Kirchner
Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Kirchner Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

Gregorio Dalbón, abogado de la expresidenta en las causas civiles, apareció hoy en el edificio donde vive Cristina Kirchner en Recoleta. “Vamos a hacer todo lo que sea necesario para que se cumplan las órdenes del juez. Siempre a derecho. Bonadio debería venir en persona”, dijo el letrado, que llevó medialunas para los periodistas y camarógrafos que trabajaban en el lugar.

Gregorio Dalbón: “Bonadío es un juez imprevisible” – Fuente: C5N

Dalbón insistió en que un allanamiento es “abstracto” si no se hace de forma sorpresiva. “Es su morada, van a encontrar cuestiones personales. Si quieren circo, acá lo tienen”, agregó.

El abogado de Cristina Kirchner dijo que sería una “provocación” que el juez ordene romper paredes para buscar dinero y sostuvo que la defensa puso a disposición de la Justicia instrumentos técnicos para evitar roturas.

Tres propiedades

En la sesión de ayer, la expresidenta arremetió contra Bonadio y dijo no arrepentirse “de nada”. Cuestionó la imparcialidad del juez: aseguró que impulsó cinco de las seis causas en su contra. Además, afirmó que la causa de los cuadernos es parte de una persecución política y judicial en su contra.

Cristina Kirchner también protagonizó un fuerte cruce con el jefe de la bancada del PJ, Miguel Pichetto, quien ratificó que el peronismo no aprobará el desafuero.

La casa de Cristina Kirchner en Río Gallegos
La casa de Cristina Kirchner en Río Gallegos Fuente: LA NACION – Crédito: Horacio Córdoba

El juez Bonadio también ordenará allanar las viviendas que los Kirchner tienen en Río Gallegos y El Calafate, donde la Justicia sospecha que se habrían instalado bóvedas.