New York, 29 jun (Reuters) – El número de muertos en el mundo por COVID-19 llegó a 500.000 el domingo, según un recuento de Reuters, un hito sombrío en una pandemia que parece resurgir en algunos países, mientras otras regiones todavía lidian con la primera ola de la enfermedad.

A continuación, algunas celebridades que han muerto por la enfermedad.

* Luis Sepúlveda: El escritor chileno, conocido por su libro “El viejo que leía historias de amor”, murió en España el 16 de abril a los 70 años.

* Li Wenliang: El médico chino que fue reprendido por emitir una advertencia temprana sobre la enfermedad, murió el 7 de febrero. Era oftalmólogo de un hospital en Wuhan, la ciudad donde surgió el brote.

* Patricia Bosworth: La escritora y actriz estadounidense, que protagonizó junto a Audrey Hepburn “The Nun’s Story” en 1959, murió el 2 de abril a los 86 años.

* Manu Dibango: El cantante y saxofonista nacido en Camerún, que grabó la exitosa canción “Soul Makossa” en 1972, murió en Francia el 24 de marzo a los 86 años.

* Pape Diouf: El expresidente del club de fútbol francés Olympique de Marseille murió a los 68 años el 31 de marzo. El ciudadano senegalés, que se mudó a Marsella cuando era adolescente, murió en Dakar.

* Dave Greenfield: El tecladista del grupo de rock británico The Stranglers murió el 3 de mayo a los 71 años. Escribió la música de “Golden Brown”, el mayor éxito de la banda.

* Mahmoud Jibril: Abandonó a Muammar Gaddafi para convertirse en el primer ministro rebelde de Libia durante la revolución de 2011 y murió en El Cairo el 5 de abril. Fue líder interino del país hasta que se celebraron las primeras elecciones libres en cuatro décadas en 2012.

* Lee Konitz: El saxofonista estadounidense que fue pionero del jazz “cool” murió el 15 de abril a los 92 años. Trabajó con Miles Davis, el pianista Bill Evans, el saxofonista Gerry Mulligan y el bajista Charles Mingus, entre muchos otros.

* Terrence McNally: El galardonado dramaturgo, conocido por obras como “Love! Valour! Compassion!” y por la versión musical de “El beso de la mujer araña”, murió el 24 de marzo a los 81 años.

* Vittorio Gregotti (1927-2020), ‘uno dei primi’, por desgracia, uno de los primeros célebres en fallecer de una pulmonía, agravada por coronavirus. La muerte, la “vida vivida” que decía Borges, le abrazó el 15 de marzo en el Milán que también lo vio crecer, y desde donde se erigió como el arquitecto que fue, más comprometido con la ciudad que con un singular edificio, más comprometido con el urbanismo social que con la estética.

Porque Gregotti, figura de posguerra, diestro ensayista, estuvo al servicio de la gente en cada una de sus transformaciones. “La transformación que construye” era su lema conceptual. Vinculado de hoy en adelante a su firma, grabada en el Centro Cultural Belém de Lisboa, en el gran barrio milanés Bicocca, en estadios como el Olímpico de Montjuïc de Barcelona y el Agadir de Marruecos, así como en los teatros Gran Teatro Provenza del sur de Francia y el Degli Arcimboldi de su Milán.

*Lucía Bosé (1931-2020). Hace un tiempo, antes de la pandemia, la gran actriz ítalo-española relató a ‘Vanity Fair’ una anécdota que hoy viene al caso. Estaba renovando su carné de identidad, cuando el responsable de la comisaría le dijo en broma: “Como usted es inmortal, ¿qué fecha de caducidad quiere que le ponga?”. Al parecer, según detalló entonces la musa del neorrealismo, el hombre le terminó escribiendo el 1 de enero de 9999, dándose oficialmente por inmortal.

Decía nuestro argentino Borges, cual Parca invitada por estas vidas, que “lo que de veras fue, no se pierde. La intensidad es una forma de eternidad”. Ergo la intensa carrera de Lucía Bosé jamás se perderá, aun cuando muchos a veces la han reducido a su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín o al título de madre de grandes como Miguel Bosé. Ella, que debutó cuando se estrenó en el cine el gran director Michelangelo Antonioni (‘Crónica de un amor’); ella, que entregó aire a una España helada por el franquismo, con cintas como ‘Muerte de un ciclista’ de Juan Antonio Bardem o ‘Así es la aurora’ de Luis Buñuel. Ella, de pelo azul, cerró su último rodaje el 23 de marzo.

*Ellis Marsalis Jr. (1934-2020), le siguió la nota, dejándonos el triple legado de pianista leyenda, educador y padre de músicos estrellas que bien sabían que él lograba “sacar lo mejor de nosotros mismos”. En Marsalis Jr. el bebop cesó el 1 de abril, no solo por el contagio sino, de nuevo, por una neumonía agravada por el SARS-CoV-2,