LIMA, 13 nov (Reuters) – Violentos choques entre la policía y manifestantes en medio de las protestas por la destitución del presidente Martín Vizcarra, dejaron al menos 11 heridos, dos de ellos con armas de fuego, dijeron el viernes médicos y organismos de derechos humanos.

Miles de personas marcharon en la noche del jueves por el centro de Lima, en una de las manifestaciones más grandes de las últimas dos décadas, en rechazo al nombramiento del presidente interino Manuel Merino, que reemplazó a Vizcarra a cinco meses de las elecciones generales de abril para completar el mandato hasta julio de 2021.

El director del hospital Almenara de Lima, Jorge Amoros, dijo a periodistas que el centro tiene dos heridos que ingresaron tras la protesta, y que uno de ellos se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

“Ambos heridos con armas de fuego”, afirmó. “Se trata de perdigones (…) la condición de uno de ellos es de cuidado”.

La coordinadora nacional de Derechos Humanos reportó que las protestas dejaron 11 heridos, entre ellos algunos periodistas, que presentaron impactos de proyectiles y contusiones.

Por cuarta noche consecutiva desde la expulsión de Vizcarra, centenares de personas en Lima y algunas regiones del país han tomado las calles, con varios enfrentamientos con la policía que ha usado bombas lacrimógenas y disparos para dispersarlos.

En las redes sociales se ha denunciado una respuesta desmedida de la policía, agentes de seguridad infiltrados entre los manifestantes y hasta del uso de gas pimienta desde helicópteros, información que fue negada por el Gobierno.

“Es falso que hayamos lanzado bombas lacrimógenas desde helicópteros”, dijo el ministro de Interior, Gastón Rodríguez, a la radio local RPP.

ÁNIMOS CALDEADOS

La autónoma Defensoría del Pueblo rechazó por Twitter “las amenazas” que estarían sufriendo abogados de organizaciones de derechos humanos y solicitó la actuación de la fiscalía.

Imágenes de televisión mostraron el cruce de gases lacrimógenos arrojados por la policía y de piedras y bombardas lanzadas por los manifestantes. La protesta dejó cajeros automáticos de bancos y vitrinas de negocios destrozados.

Los manifestantes son en su mayoría de jóvenes -entre ellos muchos universitarios- y las protestas tuvieron lugar desde entrada la noche tras una convocatoria en redes sociales.

“Todo Perú está encendido, todos estamos muy enojados por la situación que está pasando en nuestro país”, dijo José Vega, un manifestante en Lima, donde muchos portaban pancartas diciendo que Merino no los representa.

La oficina regional de derechos humanos de la ONU dijo el jueves que estaba recibiendo “información inquietante” sobre las protestas. En tanto, la Comisión Interamericana de DDHH mostró su preocupación por la actuación “excesiva” de la policía y por las detenciones en medio de las protestas.

Vizcarra, que fue destituido alegando “incapacidad moral” en medio de denuncias de corrupción, afirma que la presidencia de Merino es ilegal.

En tanto, la moneda peruana bajaba un 0,16%, cerca de su mínimo histórico, mientras el banco central colocó swap para atenuar la tendencia. El referente de la Bolsa de Lima subía por su parte un 0,42%.

*(Reporte de Marco Aquino y Reuters TV y la colaboración de María Cervantes. Editado por Javier Leira)

Marchas masivas en Perú contra el nuevo Gobierno de Manuel Merino

Lima, 13 Nov.- Miles de personas protagonizaron este jueves multitudinarias marchas en todo Perú en rechazo al gobierno de transición que preside el congresista Manuel Merino tras la destitución de Martín Vizcarra de la jefatura del Estado.

Pocas horas después de que Merino tomara juramento al gabinete de ministros que dirige el conservador Ántero Flores-Aráoz, los ciudadanos salieron por cuarto día consecutivo a las calles para afirmar que el nuevo gobernante “no ha sido elegido por el pueblo”, pedir una renovación de la clase política y rechazar la corrupción.

La movilización, que en Lima concentró a más de 15.000 personas en la céntrica plaza San Martín, también reunió grupos de manifestantes en otros distritos limeños como Miraflores, Barranco, Lince, San Miguel, Chosica, Comas y Surco.

La convocatoria, hecha a través las redes sociales, tuvo asimismo una gran acogida en ciudades del interior del país como Arequipa, Trujillo, Chiclayo, Cusco, Madre de Dios, Huancayo, Iquitos, Puno e incluso en Tumbes, la provincia por la que Merino fue elegido congresista en enero pasado.

“Que se vayan todos los corruptos”

“Estoy impactado por la cantidad de gente que está saliendo a las calles en todo el Perú, esto está indicando la indignación de la sociedad”, declaró el cardenal Pedro Barreto, arzobispo de la ciudad andina de Huancayo en la emisora RPP Noticias.

Las masivas marchas tuvieron lemas comunes como “Perú, te quiero, por eso te defiendo” y “Merino no es mi presidente”, en alusión a que el nuevo jefe de Estado presidía el Congreso y juró como gobernante luego de que ese Legislativo destituyó a Martín Vizcarra.

Policías y manifestantes se enfrentan en Lima, Perú, durante una protesta contra el gobierno de transición de Manuel Merino.
Policías y manifestantes se enfrentan en la Plaza San Martín de Lima.

“Que se vayan todos los corruptos”, arengaron los participantes en Lima, mientras portaban banderas peruanas y pancartas, así como mascarillas y protectores faciales por la COVID-19, que ha dejado en el país más de 928.000 casos y 35.000 fallecidos.

La otra gran concentración en Lima se dio en el distrito turístico de Miraflores, donde los manifestantes se reunieron pacíficamente en el Parque Central para luego marchar por la avenida Larco mientras afirmaban que los políticos “se metieron con la generación equivocada”.

“Mi profundo respeto y reconocimiento a los jóvenes y al pueblo que no hace más que levantar su voz de protesta en defensa de lo que aman: el Perú. Gracias por darnos un ejemplo de dignidad nacional”, señaló, al respecto, en Twitter el general Walter Martos, quien fue el primer ministro de Vizcarra hasta el último lunes.

“No sé qué les fastidia”

Antero Flores-Aráoz, el primer ministro del Gobierno de transición que ha desplazado en el poder a Martín Vizcarra tras destituirlo en el Congreso, aseguró este jueves que no entiende las protestas de las decenas de miles de peruanos que se manifestaban contra el cambio de Ejecutivo.

Manifestantes contra el gobierno de transición de Manuel Merino en la Plaza San Martín de Lima, Perú.
Manifestantes contra el gobierno de transición de Manuel Merino en la Plaza San Martín de Lima, este jueves.

Flores-Aráoz afirmó que no logra comprender el descontento de la población, que ha estallado contra la decisión de la oposición de sacar a Vizcarra para asumir el Gobierno en plena crisis económica y sanitaria de la COVID-19, y a cinco meses de las elecciones generales.

El flamante presidente del Consejo de Ministros hizo estas declaraciones en una entrevista televisada en el canal ATV mientras las multitudinarias protestas se desarrollaban hasta en las ciudades más pequeñas del país.

“Quiero comprender que algo les fastidia, pero no sé qué”, dijo Flores-Aráoz, un político conservador de 78 años, quien fue candidato a la Presidencia de Perú en las últimas elecciones de 2016, donde sacó un irrisorio 0,43% de los votos.

No es un apoyo a Vizcarra

Una preocupación constante de los manifestantes es la de subrayar que la situación no debía interpretarse como un apoyo al mandatario destituido, sobre quien insistían “debía caer todo el peso de la ley”.

“Es una rata más, pero no tiene que ver con esto”, dijo a Efe Rocío Lamadrid, una joven manifestante.

Port su parte, Jimena Ledgard, de 33 años, explicaba que “es inaceptable que un Congreso sin aceptación, ni aprobación, repudiado por el pueblo y sin representatividad, haya dado un golpe amparado por legislación y copado los poderes del Estado”.

A eso se añadieron otras quejas, como “el regreso de la Inquisición”, representada por el gabinete ultraconservador que presentó Merino, según denunciaban otros manifestantes.

*EFE/ 20minutos.es