Pechuga de pollo al horno con salsa de champiñones y ajonjolí

Ingredientes:

(2 porciones)

– 2 pechugas deshuesadas con piel

– 2/3 taza de mantequilla a temperatura ambiente

– 2 cucharaditas de páprika

– 1 1/2 cucharada de perejil liso picado

– Sal y pimienta negra recién molida

Salsa de champiñones y ajonjolí:

– 1 1/2 cucharada de aceite vegetal

– 1 libra de champiñones medianos cortados en cuartos

– 1 cucharada de aceite de ajonjolí

– 2 cucharadas de salsa soya

– 2 cucharadas de vinagre de arroz

– 1/2 cucharada de jengibre finamente picado

– 1 cucharada de semillas de ajonjolí

– 2 cucharadas de cebollín bien picado

– 2 cucharaditas de maicena

– 1/4 cucharadita de hojuelas de pimentón rojo

Decoración:

– 3 unidades de tomate cherry, sin semillas, cortados en hojas pequeñas

 

Preparación:

Calienta el horno a 350 F (180°C)

1. En una vasija mezcla la mantequilla con la páprika, perejil, sal y pimienta.

2. Separa, cuidadosamente, un poco la piel de cada pechuga. Con las yemas de los dedos esparce la mantequilla de páprika entre la carne y la piel. Pónlas en una lata de hornear. Hornea por 15 a 20 minutos.

3. Mientras se hornean las pechugas elabora la salsa. Calienta la cucharada y media de aceite. Saltea los champiñones, a fuego medio, por 4 minutos. Incorpora el aceite de ajonjolí, la salsa soya, vinagre, jengibre, ajonjolí y cebollín. Continúa cocinando por otros 3 minutos más.

4. Disuelve la maicena en la salsa donde se están cocinando los champiñones. Cocina hasta que la salsa obtenga una consistencia ligera. Condimenta con sal y las hojuelas de pimentón rojo.

5. Corta cada pechuga por la mitad. Vierte la salsa sobre una bandeja y pon las pechugas sobre la salsa. Alrededor de la preparación coloca, decorativamente, las hojas de tomate cherry. Sirve con arroz blanco.

El ajonjolí

Esta semilla rica en aceite, con sabor a nuez, es muy usada en la cocina, especialmente en Oriente. Es originario de la India y de África. Se utiliza mucho en la repostería y en la preparación de dulces. Los panes y galletas se ven enriquecidos cuando se les colocan las semillas encima. Le imparte textura y sabor a salsas frías y calientes y su pasta es usada para hacer el tahini árabe. De las semillas de ajonjolí se obtiene un saludable aceite ámbar, ideal para cocinar y elaborar vinagretas. Para evitar que las semillas se vuelvan rancias, consérvelas en refrigeración. Tuéstelas en el horno a 350ºF, por 10 minutos, para obtener un mejor sabor y textura. La grasa de las semillas de ajonjolí son insaturadas, además contienen calcio, hierro y vitamina E.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here