Qué es y cómo funciona el carnet de la patria que permitirá seguir comprando gasolina a precio subsidiado en Venezuela

0
386

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, declaró el lunes que la gasolina, fuertemente subsidiada en el país, “debe venderse a precios internacionales”.

El objetivo, dijo, es “acabar con el contrabando” de combustible que le cuesta al país miles de millones de dólares.

“La gasolina y los hidrocarburos deben colocarse en precios internacionales para que se acabe el contrabando hacia Colombia. He aprobado el subsidio directo a todos los dueños de vehículos privados y públicos. Para eso es el censo de transporte”, dijo Maduro desde el Palacio de Miraflores en un mensaje televisado al país.

Maduro -que no especificó de cuánto será la subida del precio del combustible- anunció un nuevo sistema de “subsidio directo” del combustible con el cual, quienes tengan el llamado carnet de la patria, continuarán recibiendo el precio reducido de gasolina durante dos años.

“Aquellos que no estén inscritos deberán pagar el combustible a precio internacional“, dijo el mandatario.

Maduro anunció la subida del precio de la gasolina, un tema casi tabú en la política venezolana.EPA
Maduro anunció la subida del precio de la gasolina, un tema casi tabú en la política venezolana.

¿Qué es el carnet de la patria?

El carnet de la patria es un documento de identidad introducido por el gobierno de Maduro en enero de 2017 que con un código QR identifica a los ciudadanos que reciben algún tipo de ayuda social del gobierno.

El objetivo del carnet es conocer el estatus socioeconómico de la población y agilizar los programas sociales del gobierno.

La obtención del carnet de la patria es gratuita y voluntaria para cualquier persona de más de 15 años que al solicitarlo debe responder una serie de preguntas sobre su estatus socioeconómico y sobre las ayudas sociales que recibe.

Según cifras del gobierno, para enero de 2018, 16,5 millones de venezolanos -de 31,5 millones de habitantes- solicitaron un carnet de la patria.

Sólo los que tienen el documento pueden solicitar las ayudas que ofrece el gobierno a través de su sistema de misiones bolivarianas.

Dos mujeres sonríen a la cámara mientras muestran su carnet de la patria.AFP
La oposición ha criticado al carnet de la patria como un método de “compra de votos” y de “control social”.

Y ahora, tal como lo anunció Maduro este lunes, sólo quienes tengan el carnet de la patria podrán registrarse en el censo nacional de transportistas para poder recibir el nuevo subsidio directo de gasolina durante los próximos dos años.

Críticas

Ya han surgido críticas al anuncio de Maduro de utilizar el carnet de la patria para comprar gasolina subsidiada.

Héctor Navarro, ex miembro del Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV) y ex ministro de Educación, declaró que la medida “no es viable”.

“Una operación tan compleja como poner en todas las bombas de gasolina la lectora del código QR interconectado con todas las bombas del país; lo van a instalar en unas pocas bombas y se armará una gran cola y en el resto de las bombas los venezolanos pagaremos el combustible a precios internacionales”, le dijo a Unión Radio de Venezuela.

Por su parte el economista José Toro Hardy calificó la medida de “discriminatoria”.

En declaraciones a Globovisión, indicó que el carnet de la patria “es un instrumento político” y que los únicos documentos que existen son “la cédula, el pasaporte y la partida de nacimiento”.

Trabajador abastece un vehículo.REUTERS
Venezuela es el país donde se vende la gasolina más barata del mundo.

Y el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, el diputado Julio César Reyes, indicó que vender combustible a través del carnet de la patria terminará siendo “un gran bachaqueo (venta de productos en el mercado negro)” que conducirá a un racionamiento de gasolina.

“Es una política de improvisación y vendrá un racionamiento de combustible como consecuencia de la baja producción de petróleo”, declaró en una entrevista en el programa Primera Página que transmite Globovisión.

Controvertido

La oposición venezolana se opuso a la introducción del carnet de la patria desde un principio, argumentando que no había necesidad de este documento ya que los venezolanos ya tenían una cédula de identidad oficial.

En enero de 2017 el escritor Leonardo Padrón describió al carnet como “un canje de hambre por votos”.

“Dame tu firma, toma tu Clap (un comité de distribución de alimentos promovido por el gobierno)”, escribió en un tuit.

El político opositor y excandidato a la presidencia, Henrique Capriles, denunció el sistema de identificación como “un mecanismo de control”.

Y en las pasadas elecciones presidenciales de mayo, el candidato Henri Falcón también criticó el carnet como un método de “compra de votos”.

Los críticos afirman que el carnet es una forma de restringir los beneficios del Estado sólo para los simpatizantes del gobierno.

Maduro, sin embargo, asegura que la oposición “ha querido demonizar” el carnet de la patria.

“¿Por qué pretenden criminalizar a la gente humilde que participa en las maquinarias de movilización?”, expresó el presidente en mayo.

Y sus simpatizantes destacan que muchos venezolanos no son chavistas y aún así tienen el carnet para recibir las ayudas del Estado.

¿El fin del contrabando?

La ironía, dicen los observadores, es que es poco probable que la medida de Maduro acabe con el contrabando de gasolina.

Porque, aseguran, cualquier persona que tenga un carnet de la patria o que solicite uno podrá comprar gasolina a precios subsidiados en Venezuela y venderla en Colombia u otros países a precios muy altos para obtener ganancias enormes.

Carnet de la Patria.GETTY IMAGES

Lo que temen algunos políticos de la oposición es que la medida sea utilizada como una forma de introducir, de una manera indirecta, el racionamiento de gasolina limitando la cantidad que cada individuo puede comprar con su carnet de la patria.

Hasta ahora, sin embargo, no han sido anunciados límites en la cantidad de gasolina que cada persona puede comprar.

Según el observatorio Global Petrol Prices, Venezuela es el país donde se vende la gasolina más barata del mundo y, por ejemplo, el US$1 que cuesta de promedio del litro de gasolina en Colombia es suficiente en Venezuela para llenar los tanques de unos 700 vehículos medianos.

La gasolina de mayor octanaje cuesta en Venezuela 6 bolívares el litro, lo que equivale según el cambio imperante en el mercado paralelo a la ínfima cantidad de US$0,000001.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here