Mientras que buena parte de la ciudadanía más conservadora de Estados Unidos inmortalizaba en vídeo el momento en el que prendían fuego a sus zapatillas Nike en señal de boicot, los inversores de bolsa sacaban su dinero a relucir. La compañía deportiva ha incrementado su valor bursátil en un 5% desde el lanzamiento del anuncio protagonizado por el jugador de fútbol americano e icono antirracista Colin Kaepernick, según la información publicada por la cadena CBS. Esta ganancia, traducida en seis mil millones de dólares (algo más de cinco mil millones de euros) en apenas tres semanas, supone una cifra récord para las acciones de la multinacional, que han alcanzado su máximo histórico en los días posteriores al estreno de la campaña promocional del 30 aniversario del eslogan Just Do It. El hito es especialmente significativo si tenemos en cuenta que en las horas posteriores al estreno del anuncio cundió el pánico entre los inversores, descendiendo el valor de la compañía hasta en un 3%. El presidente Trump, enemigo reconocido de Kaepernick, afirmó que la campaña mandaba un “terrible mensaje” y que Nike estaba siendo “absolutamente destruida con furia y boicots”. “Me pregunto si imaginaban que algo así sucedería”, tecleaba en la red social Twitter. ¿Se imaginaba el poderoso magnate que la campaña se traduciría en semejante éxito bursátil?

Colin Kaepernick arrodillado durante el himno de Estados Unidos. FOTO: GETTY

El pasado 3 de septiembre, día del trabajador en Estados Unidos, Nike lanzó una campaña con la cara del desempleado Kaepernick y un eslogan que afirmaba lo siguiente: “Cree en algo. Incluso si significa sacrificarlo todo”. Decenas de seguidores de Donald Trump contestaron al anuncio quemando sus deportivas y el hashtag #BoycottNike se convirtió en Trending Topic. Sin embargo, el ruido nocivo dejó paso a una masiva ola de apoyo a la que sumaron estrellas como Serena Williams o LeBron James –muy significados políticamente y parte del spottelevisivo que completa la campaña–. La cara del atleta pasó a copar los vallas publicitarias de buena parte del país y las ventas en la tienda online de Nike se incrementaron hasta en un 31%, el doble con respecto al mismo periodo del año anterior.

Colin Kaepernick en la ya famosa campaña de Nike. FOTO: NIKE

Se desconoce qué porcentaje de este multimillonario récord bursátil de la compañía será ingresado a Colin Kaepernick en concepto de royalties, pero cuando se anunció el acuerdo algunos medios especularon con la posibilidad de que el cheque alcanzara las siete cifras. Lo que suponía una locura teniendo en cuenta que hablamos de un atleta casi retirado palidece ahora en relación a la magnitud de la campaña. Según el periodista Charles Robinson, el contrato con la firma incluye el próximo lanzamiento de la línea de productos Kaepernick 7, con camisetas o zapatillas diseñadas por él mismo. Que una gran corporación deje a un lado su histórica amoralidad y decida apoyar un mensaje de este calado ha despertado admiración. Y si examinamos la campaña desde una perspectiva exclusivamente comercial, la balanza también se decanta de su lado. “Por muy amoral que pueda ser, Nike parece creer que la gente que apoya la igualdad racial es más numerosa y más apasionada que aquellos que se oponen a ella.Reconforta saber que alguien lo hace”, asegura la web especializada The Ringer.

La atracción comercial que Kaepernick ejerce sobre el consumidor no ha pasado desapercibida para la compañía de Oregón. A pesar de no formar parte de ninguna plantilla en las últimas temporadas, su camiseta con el número 7 no ha dejado de tener un hueco entre las 50 más vendidas de la liga. La relación de patrocinio entre Nike y el jugador se remonta hasta 2011, pero el nuevo contrato no fue negociado hasta que Kaepernick decidió llevar a los tribunales a la NFL (de la que Nike es marca oficial). Como señala el escritor de Rolling Stone Jamil Smith, la posición de la compañía no puede ser considerada de altruista. “¿Estamos ante una corporación que busca sacar beneficio de la búsqueda de justicia social? Sí. Pero ha logrado algo que puede ser incluso más importante. Dejar constancia de que tu empresa está dispuesta a apoyar estas causas construye confianza. Además, así es como las corporaciones deberían usar su influencia”.

El atleta diseñó una edición especial y limitada de su elástica con motivo del controvertido anuncio, en la que aparecía bordado el hashtag #ImWithKap (#EstoyConKap). Todas las unidades se agotaron en cuestión de horas. Un 20% de los 150 euros que costaba cada camiseta fueron destinados a la fundación Know Your Rights (Conoce Tus Derechos), liderada por el atleta. Una significativa muestra del calado de sus acciones en la sociedad estadounidense tuvo lugar en la reciente edición de los premios Emmy, cuando la actriz Jenifer Lewis (Black-ish) desfiló por la alfombra roja vestida de la firma deportiva para mostrar su apoyo al deportista. “Gracias por liderar la resistencia, Nike”, aseguraba la intérprete. A tenor de lo visto y siguiendo la moraleja de su propio eslogan, creer en algo le ha resultado muy útil a Nike. Incluso si significa convertirse en (aún) más multimillonaria.

Nike

Jenifer Lewis vistió de Nike en los Emmy para apoyar al deportista. FOTO: GETTY

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here