Benjamín Netanyahu ha acusado este jueves ante la Asamblea General de las Naciones Unidas a Irán de mantener vivo su programa para desarrollar el arma atómica. En concreto ha mostrado varias fotos de lo que identificó como un lugar secreto de almacenamiento de equipos y material radioactivo. El primer ministro de Israel ha emplazado así al Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) a que inspeccione el lugar “antes de que lo dejen más limpio que las alfombras”.

Netanyahu ha lamentado que la OIEA no realizara ningún tipo de inspección a raíz de las primeras pruebas que presentó hace cuatro meses. Aquellas correspondían al archivo del programa nuclear. “Desde entonces”, ha indicado, “han estado muy activos limpiando el almacén”. Por eso ha urgido a la agencia a que inspeccione el lugar “inmediatamente, antes de que lo vacíen y dispersen el material para ocultar evidencias”.

El primer ministro ha aprovechado para felicitar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por descolgarse del acuerdo nuclear y reactivar las sanciones, porque eso evitará que se reactive el programa. “Les aseguro que eso no sucederá”, ha afirmado, “lo que Irán esconde, Israel lo encontrará”. Al mismo tiempo acusó a la Unión Europea de ayudar financieramente a Irán, “no aprendieron nada de la historia”. Ha asegurado que el acuerdo nuclear no alejó la guerra, “al contrario”. Las pruebas que ha presentado el israelí, según ha explicado, forman parte de los documentos obtenidos este año por Israel sobre un supuesto programa secreto iraní y que EE UU utilizó como uno de sus argumentos para romper el pacto nuclear.

Abbas rechaza a Trump como mediador en Oriente Próximo

También ha intervenido este jueves ante la ONU el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, con un mensaje que iba dirigido a Donald Trump, al que cuestionó como mediador tras reconocer a Jerusalén como capital de Israel. También por cortar la ayuda a los refugiados palestinos. Dos decisiones que, ha advertido, reniegan de los compromisos previos de EE UU y que contribuyen a minar la solución de los dos Estados.

Mahmud Abbas, este jueves en la ONU. TIMOTHY A. CLARY (AFP)

“Jerusalén no está en venta”, ha espetado Abbas, al tiempo que ha dejado claro que el apoyo económico y la asistencia humanitaria no pueden ser un sustituto para lograr la solución política del conflicto en Oriente Medio. “Los derechos del pueblo palestino no están aquí para ser negociados”, ha advertido ante el plenario. También le ha acusado de hacer “declaraciones falsas de preocupación sobre las condiciones humanitarias”.

Trump apoyó de una manera explícita este miércoles la solución de los dos Estados para acabar con la crisis entre Israel y Palestina. “Me encantaría poder lograr a un acuerdo”, afirmó en rueda de prensa, “creo que lo vamos a conseguir”. Trump dijo que está preparando un plan de paz que revelará a final de año y asegura que será “muy justo con los palestinos”. “Soy un facilitador”, afirmó.

Abbas, sin embargo, ha dudado este jueves de sus intenciones y le ha acusado de ser “demasiado parcial” con Israel. El líder palestino considera que las políticas de Washington están “destruyendo” las esperanzas de paz. “Con todas sus decisiones”, ha reiterado, “el Gobierno americano está renegando de todos los compromisos que había asumido su país y pone en peligro la solución de los dos Estados”.

El líder palestino ha demandado también a la ONU que repudie la ley del Estado-nación” aprobada por Israel, a la que ha calificado de “racista” y acusado de recordar al apartheid en Sudáfrica. Netanyahu ha rechazado estas críticas, que ha calificado de “vergonzosas”. “Así no se consigue la paz”, ha advertido el primer ministro. “Es el antisemitismo de siempre con una cara nueva”, ha lamentado, “ahora es al Estado israelí al que se ataca”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here