El cantante Michael Bublé y la actriz Luisana Lopilato dieron la bienvenida el pasado verano a su tercer retoño, una niña a la que han llamado Vida Amber Betty y que venía a completar su felicidad después de que su pequeño Noah superara la parte más difícil de la enfermedad que le diagnosticaron en 2016.

En su momento la estrella de la música reconoció que no había planeado precisamente ese nuevo bebé, pero que aun así había servido para unirles más y cumplir el sueño de tener una hija, lo cual le había llevado a replantearse si deberían seguir ampliando su prole.

Ahora que ha pasado cierto tiempo desde el nacimiento de su pequeña y ya se ha acostumbrado a su familia numerosa ha vuelto a pronunciarse al respecto para asegurar que la pelota está en el tejado de la guapa argentina y que será ella quien tenga la última palabra al respecto. 

“Me encanta que alguien piense que yo tengo algo que decir al respecto”, ha reconocido Michael en declaraciones al portal People. 

“Mi mujer es la jefa. Estamos hablando de su cuerpo y además es ella quien lleva la mayor carga de responsabilidad, sinceramente. Quiero pensar que soy uno de esos padres que se involucra, pero pese a ella no puedo decir que me acerque ni de lejos al trabajo que hace ella. No estoy siendo modesto ni políticamente correcto. Yo no tengo ni idea de lo que hago. Si mi mujer decide que sí, entonces esa será la decisión. Yo hago lo que ella dice”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here