Hace 50 años, un 12 de enero de 1969, el mundo se sacudía con Led Zeppelin. La banda británica presentaba su primer disco -homónimo- con el que, a una gran cuota de rock pesado, le sumaba sonidos del blues y elementos folk. 

Este concepto sería utilizado por otros artistas a lo largo de los ’70. Una influencia que persiste por estos días.

La tapa del primer disco de Led Zeppelin.
La tapa del primer disco de Led Zeppelin.

La banda nació por iniciativa de Jimmy Page, conocido guitarrista de la escena londinense de la época por su paso por The Yardbirds. En 1968, se juntó con John Paul Jones, bajista y tecladista, con el cantante Robert Plant y el baterista John Bonham.

Fue un debut prometedor, que se grabó en tan solo 30 horas en los estudios Olympic de Londres,en octubre de 1968, y que estaba cargado de poderosos riffs, con cierta influencia de la costa oeste de los Estados Unidos. Según Page, el disco se grabó casi en vivo.

Se agregaron algunas tomas en la mezcla. Los jóvenes rockeros no dudaron en firmar un buen contrato con su discográfica, tomando ellos el control de las canciones.

El virtuosismo de sus integrantes marcó a la banda desde el primer momento: la exquisita y endiablada guitarra de Page, con solos inmejorables, la poderosa voz de Plant -sin dejar de lado su imagen y carisma-, Jones marcando la base, y el recordado Bonham pegándole con todo a los parches. Técnica más potencia terminó marcando el estilo de Led Zeppelin.

Good Times, Bad Times” (un tremendo tema que abre el disco), “Communication Breakdown“, “Dazed and Confused” y “Black Mountain Side” son algunas de las canciones que marcaron aquel primer grito de la banda.

El álbum también llamó la atención por su tapa con el famoso dirigible Hindenburg en llamas que hacía referencia al nombre del grupo. Pero esta idea le trajo un dolor de cabeza: durante una gira por Holanda, el grupo se presentó como The Nobs, ya que la baronesa Eva Von Zeppelin, sobrina del inventor del dirigible, se negó a que usaran su apellido. Por aquellos días, la banda probó suerte también por los Estados Unidos con una gira.

La historia siguió de forma ascendente para el grupo. Fueron 11 años de mucho rock, miles de anécdotas y fabulosos discos. Se separaron en 1980 a raíz de la sorpresiva muerte de Bonham.

Hubo algunas reuniones esporádicas con bateristas invitados, siendo la más recordada la de 2007, con Jason Bonham, hijo del batero original, en un memorable show que salió a la venta en CD y DVD con el nombre de Celebration Day.

Plant y Page, en la presentación de "Celebration Day" (Foto-Reuters).
Plant y Page, en la presentación de “Celebration Day” (Foto-Reuters).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here