Christine Blasey Ford, la mujer que amenaza el nombramiento del candidato del presidente de Estados Unidos a la Corte Suprema de Justicia del país, ha aceptado testificar la semana próxima en el Senado. Los abogados de la investigadora de una Universidad de California, que acusa al candidato de Donald Trump de haber intentado violarla junto a otro joven en una fiesta en 1982, han enviado una comunicación a los senadores en la que afirman que la mujer “acepta la petición del comité de la Cámara de hacer conocer de primera mano sus acusaciones de agresión sexual contra el juez Brett Kavanaugh”.

La psicóloga e investigadora, de 53 años, no estaba de acuerdo con las condiciones expuestas por el Comité Judicial del Senado para la celebración de la audiencia, que inicialmente iba a tener lugar este lunes, con la presencia de ambos en el mismo interrogatorio.

Donald Trump ha cuestionado directamente este viernes la credibilidad de Ford. “No tengo duda de que, si el ataque a la doctora Ford fue tan malo como dice, ella o sus amorosos padres habrán presentado cargos inmediatamente ante las fuerzas de seguridad locales. ¡Pido que adelante esos documentos para que podamos conocer fecha, tiempo y lugar!”, ha tuiteado el presidente de Estados Unidos.

La designación del muy conservador Kavanaugh como juez vitalicio del Tribunal Supremo en sustitución de otro más moderado, algo que inclinaría a la derecha la balanza de la máxima instancia judicial estadounidense, avanzaba viento en popa, pero todo saltó por los aires la semana pasada cuando Ford, que acusó al juez inicialmente de forma anónima, decidió revelar su identidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here