Joven saudita que huyó de abusos de su familia llegó a Canadá

Una joven saudí de 18 años que huyó porque afirma que en su familia abusaron de ella y temía la muerte de ser deportada de regreso a su país, llegó este sábado a Canadá junto con la ministra de Exteriores del país.

0
71
La ministra de Exteriores de Canadá Chyrstia Freeland y Rahaf Mohammed al-Qunun (Reuters)

Toronto -Rahaf Mohammed Alqunun sonreía ampliamente cuando llegó a la puerta del aeropuerto de Toronto con una sudadera con capucha de Canadá, poniendo fin a una complicada semana en la que huyó de su familia, pasó por Kuwait y voló a Bangkok, donde se confinó en la habitación de un hotel en el aeropuerto para evitar ser deportada. El caso atrajo la atención mundial luego de que lanzara una campaña en redes sociales.

“Ella es una muy valiente nueva canadiense”, dijo la ministra de Exteriores, Chyrstia Freeland. “Tuvo un viaje muy largo y extenuante, así que preferiría no responder preguntas hoy”, agregó.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció el viernes que Canadá recibirá a Alqunun como refugiada en un caso que ha arrojado luz a la causa de los derechos de las mujeres en Arabia Saudí. En años recientes, varias mujeres saudíes que huyen del abuso de sus familias han sido detenidas intentando buscar asilo en el extranjero y devueltas a casa. Defensores de derechos humanos dicen que se han quedado sin reportar varios casos similares.

Rahaf Mohammed al-Qunun de Arabia Saudita llega como refugiada a Canadá (Reuters)

La decisión de Canadá de otorgarle asilo podría tensar aún más las relaciones entre Arabia Saudí y Canadá. En agosto, Arabia Saudí expulsó al embajador de Canadá en el reino y retiró a su propio embajador después de que el ministro de Exteriores canadiense tuiteara su apoyo a las defensoras de los derechos de la mujer que fueron arrestadas. Los saudíes también vendieron inversiones canadienses y ordenaron el retiro de los estudiantes saudíes en Canadá. 

En Arabia Saudita las mujeres están sometidas a numerosas restricciones. Se las obliga a estar bajo la tutela de un hombre (padre, marido u otro, según el caso) que ejerce sobre ellas una autoridad arbitraria y toma las decisiones importantes en su lugar.

Una mujer juzgada por haber cometido un crimen “moral” puede ser castigada violentamente por su familia, incluyendo su ejecución en el caso de lo que se denomina un “crimen de honor”.

El caso de Qunun toma especial importancia tras el asesinato reciente del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudita en Turquía. (I)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here