En la recta final para la segunda vuelta electoral en Brasil, la ventaja que Jair Bolsonaro le lleva a Fernando Haddad se redujo, pero el candidato del Partido Social Liberal (PSL) sigue siendo el favorito para ganar la presidencia el domingo.

Una encuesta de Datafolha divulgada ayer jueves por el diario Folha de S.Paulo mostró que Bolsonaro tiene 56% de intención de voto frente a 44% de Haddad. Hace una semana, la misma encuesta le dio 59% de las preferencias a Bolsonaro (tres menos que la nueva encuesta) frente a un 41% de Haddad (tres más).

Esta semana, la última encuesta de Ibope también marcaba una caída en la intención de voto hacia Bolsonaro (57%, dos puntos menos que hace dos semanas), pero manteniendo una ventaja clara sobre Haddad (43%) candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

Mirando a la región.

Bolsonaro reapareció ayer ante los medios. Dijo que no retirará a Brasil del Acuerdo de París sobre cambio climático, retractándose de declaraciones anteriores de que abandonaría ese pacto, del que sí se fue Estados Unidos por decisión de Donald Trump.

Alrededor del 60% de la selva amazónica se encuentra dentro de las fronteras de Brasil y los científicos han dicho que su protección es vital para combatir el aumento de las temperaturas globales, pues la selva actúa como un sumidero de carbono natural que absorbe los gases de efecto invernadero.

Bolsonaro reiteró además que quiere tener una “óptima alianza” con Argentina —el principal socio de Brasil en el Mercosur—, y descartó una guerra con Venezuela por la crisis de refugiados.

“Espero tener una muy buena relación y una óptima alianza” con el presidente Mauricio Macri, respondió Bolsonaro a una pregunta del diario Clarín.

Jair Bolsonaro. Foto: Reuters
Jair Bolsonaro. Foto: Reuters

Con respecto a la ola migratoria venezolano que está golpeando al estado de Roraima, en el norte de Brasil, el candidato de ultraderecha aseguró que “nadie va a hacer una guerra con nadie”. Bolsonaro respondió así a Haddad que ha alertado sobre la posibilidad de una carrera armamentista en la región que pudiese desembocar en un enfrentamiento bélico con Venezuela si el candidato del PSL se consagra presidente.

“Tenemos que buscar maneras, tal vez con la ONU de crear ahí áreas y campos de refugiados. Roraima no soporta la cantidad de venezolanos que está entrando ahí”, afirmó, pero aclaró que no se puede cerrar la frontera, como autoridades locales han pedido al gobierno del presidente saliente Michel Temer.

Bolsonaro aseguró ayer que, de ganar el balotaje el domingo, pretende combatir el desempleo y generar puestos de trabajo “como nunca” con la reactivación de la inversión extranjera en Brasil.

Bolsonaro volvió a pronunciarse este jueves a través de las redes sociales donde aseguró que la corrupción, el alto costo de los impuestos y la violencia son algunos de los factores que han obligado a empresas extranjeras a cerrar operaciones en el país, lo que ha desencadenado desempleo. Según el ultraderechista, esos factores son “herencia” del PT.

“Los países con más libertad económica en el mundo tienen tasas bajísimas de desempleo, seguiremos este rumbo”, dijo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here