El Departamento de Justicia presentó un aviso de apelación al interdicto emitido por la Corte de Apelaciones del 9no Circuito. También pidió al juez que suspenda el interdicto en lo que se resuelve la apelación.

Trump acusó la semana pasada al 9no circuito de ser parcial y calificó al juez que falló en su contra como un “juez de Obama”, en referencia al mandatario anterior.

El magistrado presidente de la Corte Suprema John Roberts respondió en un comunicado que el poder judicial no tiene “jueces de Obama o jueces de Trump, jueces de Bush o jueces de Clinton”. Fue la primera vez que Roberts se refiere a alguna crítica del presidente, ya que los jueces por lo general evitan hacer declaraciones públicas sobre política.

Roberts y el resto de la Corte Suprema podrían terminar decidiendo el caso de asilo. El 9no Circuito, visto como de inclinación liberal, ya ha fallado en contra de Trump en varios casos importantes en materia migratoria.

El juez federal de distrito Jon S. Tigar, en San Francisco, emitió el 19 de noviembre una orden temporal de restricción contra la proclama de Trump del 9 de noviembre que automáticamente prohibía solicitar asilo a cualquiera que entrara a Estados Unidos por la frontera con México entre los puertos oficiales de entrada.

Trump emitió la proclama en respuesta a las caravanas de migrantes que se dirigían a la frontera sur de Estados Unidos, las cuales -afirmó- son una amenaza a la seguridad nacional.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here